Los árboles de Myoung Ho Lee

Myoung Ho Lee (Daejeon, 1975) es un fotógrafo afincado en Seúl que saltó a la escena internacional en 2007 tras la publicación en Lens Culture de una serie fotográfica titulada Tree. La atención crítica que han logrado estas fotografías no responde únicamente a su notable belleza, ya que en ellas su autor ha puesto en juego elementos que implican no solo un cierto género de fotografía conceptual, sino también al Land-Art y a la pintura. El autor define su obra como un “Photography-Act”, pero según algunos la serie extiende sus encantos hacia campos como la Botánica y la Ecología.

Reparemos en primer lugar en lo aparentemente simple que es la propuesta del coreano. Nada más y nada menos que la realización de algo así como una imagen mental: aislar un objeto (un objeto particularmente complejo como es un árbol) de su entorno. A pesar de la pulcritud de la imagen, fijarla requiere una planificación y un despliegue de medios que de la fotografía final solo puede deducirse, pues su perfección no deja rastro del método de ejecución. Hacer que lo difícil parezca fácil es una de las mejores bazas de Myoung Ho Lee, y aunque en menor escala, la erección de ese impoluto lienzo blanco remite a las mastodónticas intervenciones paisajísticas de la pareja de artistas formada por el búlgaro Christo Javacheff y Jeanne-Claude.

Running fence, Christo & Jeanne-Claude, 1972-1976. Fotografía de Wolfgang Volz

Moviéndose siempre entre la erección de enormes cortinas para el paisaje o en la planificación de complejísimos envoltorios, Christo y Jeanne-Claude realizaron un hermosísimo y extraño anticipo de las serie fotográfica de Myoung Ho Lee cuando, en 1997, envolvieron con su particular técnica un buen número de árboles en un parque privado en Suiza.

Wrapped Trees, Christo & Jeanne-Claude, 1997-1998. Fotografía de Wolfgang Volz

La descontextualización es el procedimiento usado en ambos casos para desviar la atención sobre un elemento del paisaje que por lo general suele pasar inadvertido, pero si la detalladísima planificación de Christo y Jeanne-Claude termina con la instalación completa de las telas como evento espacial y público (que solo en su desarrollo temporal será posteriormente documentado fotográficamente), para Myoung Ho-Lee la revelación del árbol no se produce por la mecánica de la instalación en sí, sino tras la cuidadosa captación de la imagen, que constituye en su caso la obra propiamente dicha, pensada esta vez para una experiencia estética circunscrita a los circuitos tradicionales del arte. Así pues, las imágenes del fotógrafo pueden entenderse como un paso posterior y perfectamente antitético de la intervención espacial. Ho-Lee parece haber liberado –y este término implica un juicio de valor que no quiero hacer mío- a los árboles de esos valores escultóricos o volumétricos que tan brillantemente había revelado Christo, para hacer en cambio una lectura que se atiene a una dilatada tradición de lo pictórico, tradición que se atreve a desarrollar con una bonita vuelta de tuerca.

Y es que aunque en primera instancia no alcancemos a discernirlo con claridad, en nuestro fuero interno intuimos que el encanto de estas imágenes hunde sus raíces en ciertos rasgos muy particulares del arte oriental. El egocentrismo estético de Ocidente tiende a minimizar el hecho incontestable de que en el Lejano Oriente se desarrolló mucho antes que aquí una poética del paisaje –dotada de hondo calado espiritual y de refinadísima construcción- que no terminaría de contaminar a nuestros artistas de un modo profundo hasta la irrupción del Postimpresionismo. Muy probablemente el origen de la poética visual que rige la serie de Myoung Ho-Lee se encuentra en el arte de la estampa y el dibujo a tinta japonés, es decir, en el terreno del Ukiyo-e y aún más en el del Sumi-e.

Shōrin-zu byōbu (Biombo de los pinos) (panel izquierdo y derecho), Hasegawa Tōhaku, sig. XVI

Observemos. En todas las fotografías se ha respetado cuidadosamente el eje frontal, lo que contribuye a reforzar la lectura bidimensional de la imagen. El enorme lienzo blanco actúa como un papel de arroz presto a recibir la mancha alveolar del árbol, su perfil único. De hecho, el fotógrafo podría haber ceñido su encuadre fotográfico al encuadre de ese enorme papel de arroz, haciendo que ambos coincidan: esto hubiera sido lo estrictamente necesario para revelar (igual que la revelación química de la imagen sobre el soporte fotográfico) la inextricable estructura de cada uno de los árboles. Y es lo que conecta la serie con aquellas láminas que ilustraron los tratados de Botánica del siglo XVIII y XIX, ya que el doble juego entre la captación del ejemplar botánico real y el fondo vacío que proporciona el lienzo blanco permite un análisis morfológico de las diferentes especies que es particularmente útil.

Pinus inops – Jersey pine (drawn from a tree growing in the Royal Garden at Kiw), lámina extraída de A description of the genus Pinus: illustrated with figures; directions relative to the cultivation, and remarks on the uses of the several species: also descriptions of many other trees of the family of Coniferæ, Aylmer Bourke Lambert, Londres, 1837

Sin embargo, Ho-Lee ha retranqueado el borde la imagen, y nos deja ver una enorme porción del paisaje que circunda al árbol escogido. Es como si una imagen contuviera a otra dentro. Una pequeña mise en abîme que tiene más de un efecto. Por un lado saca a la luz la provisionalidad y la teatralidad ligeramente onírica de la imagen, porque esta interrupción del paisaje, aún siendo de gran tamaño, nos parece minúscula en relación al contexto, cuyo coprotagonismo conecta con el espítiru del Land-Art. Por otro lado, la naturaleza magrittiana de la imagen introduce un juego perceptual que pone en cuestión la noción de imagen, encuadre, marco, profundidad, perspectiva y escala, y cuyo principal logro consiste en que el espectador, no necesariamente al tanto de cada uno de los extremos de este análisis, siente sin embargo el deseo de detenerse ante la imagen, quedando cautivado por la inteligencia y la inusual delicadeza de su elaboración.

-

Myoung Ho-Lee en Lens Culture

La serie Tree y una entrevista con el autor en The Morning News

-

About these ads

Acerca de Rrose

http://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los árboles de Myoung Ho Lee

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    arati dijo
    Que contenta estoy. Felicidades por el post.
    Podemos añadir hay también alguna resonancia de Duchampiano y del object trouvé?, porque esa concentración del foco en un árbol lo eleva a objeto único. Lo elige, lo re-crea, lo extrae de su normalidad anónima y nos lo ofrece a la “contemplación artística”, nos obliga a cambiar la mirada con que vemos el árbol, sus formas, su color.
    18 Mayo 2009 | 12:06 AM

    carito dijo
    Me gustó muchísimo tu blog, sos muy sutil en los comentarios y excelente en las cosas que elegís para mostrar, siempre interesantes. lo estaré leyendo. saludos desde argentina!
    18 Mayo 2009 | 01:58 AM

    Rr dijo
    Hola Carito,
    gracias por tus palabras. Siempre se agradecen los cumplidos ;)
    Hola Arati,
    La sombra de Duchamp siempre es alargada. Desde luego cuesta trabajo hallar resonancias duchampianas en estas fotografías si no es por el mecanismo descontextualizador al que aludes. Tras la serie fotográfica hay un cierto fundamento conceptual, y prácticamente no hay parcela del arte conceptual que no deba algo al querido Marcelo Delcampo. De modo que sí, que te concedo la idea (qué magnánimo que estoy hoy! och!).
    ¿Pero sabes qué? me apetece largar una parrafada sobre la cuestion, así, inmisericordemente.
    Ocurre que creo que el concepto de ready-made, siendo muy importante, está extraordinariamente sobredimensionado en el conjunto de la obra de Duchamp. Poco o nada tienen qué ver con la descontextualización sus grandes obras como El Gran Vidrio o Etant Donnés.
    Siendo cierto lo que apuntas respecto al “arbol como ready-made”, me parece que está mucho más cerca de las propuestas de Christo que de Duchamp. Estas fotografías enlazan más con Duchamp si, por ejemplo focalizamos la atención sobre la cuestión del punto de vista (el punto de vista físico, el óptico), que no es una cuestión exclusivamente duchampiana, pero a la que Duchamp dedicó tiempo y esfuerzo.
    Ale, pido disculpas por la parrafada, pero qué agusto me quedao…
    un beso duchampiano ;)
    18 Mayo 2009 | 10:50 PM

    Alex dijo
    He visto el trabajo de un tal Thomas Allen por ahí, y creo que puede interesarte.
    http://paintalicious.org/2008/11/20/thomas-allens-book-art-photog
    (Recorta dibujos y fotos de las novelas pulp en dioramas, y después las fotografía creando una escena)
    Un saludo.
    P.D.: Fantástica la entrada de Histoire(s) du Cinéma & Zimmermann
    18 Mayo 2009 | 11:32 PM

    Rr dijo
    Hola Alex,
    muy interesante la obra de Thomas Allen. La había visto ya en su página web, pero de todos modos es muy bueno en enlace que has dejado en tu comentario.
    Gracias por todo ;)
    19 Mayo 2009 | 04:56 PM

    john table dijo
    mu interesante siempre pasar por aqui…
    20 Mayo 2009 | 05:57 AM

    arati dijo
    No puedo decir que no esté de acuerdo… y no lo haré.
    Irrefutable razonamiento.
    Ahora bien, quería apuntar que a Duchamp -le guste o no le guste a los Duchampianos de corazón- le va a tocar cargar con el “object trouvé” tanto si fue tema principal de su obra como si no… le ha tocado. Se ganó cargar con el concepto forever, del mismo modo que Kafka carga con el adjetivo “kafkiano” o Dante con “lo dantesco”, con independencia de cuanto de kafkiano haya en la obra de kafka o ya me dirás tú cuanto hay de nuestro contemporáneo “dantesco” (que sirve pá describir en un plisplás la escena de cualquier desgracia) en toda la extensión y complejidad de la Divina Comedia…
    21 Mayo 2009 | 11:57 PM

    performance dijo
    Como siempre, calidad extraordianria en tus post. Delicada poesía; arte mayúsculo.
    22 Mayo 2009 | 12:00 PM

    Dr Zito dijo
    Ficcionar la naturaleza. Fantastico. Y siendo fan como soy de Magritte, imaginese.
    23 Mayo 2009 | 09:55 PM

    maniasmias dijo
    .
    québuenoquébuenoquébueno
    (3 veces)
    .
    31 Mayo 2009 | 01:46 PM

    anouk papier dijo
    cuánta profundidad!
    poesía pura.
    esos árboles envueltos me dejan sin aliento.
    salut!
    13 Junio 2009 | 11:49 PM

  2. Neus dijo:

    Es precioso lo que hace este tio!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s