Circo de papel

Hace varias semanas llegó a mi buzón este sobre desde Buenos Aires. Era un regalo de Juan del Río, conocido entre los amigos con el sobrenombre de Imaginero. Sucesivas sorpresas a medida que abro el paquete; primera sorpresa: la caligrafía de Juan es ya un arte en sí mismo. Segunda sorpresa: la solapa que da acceso al interior del sobre está sellada, y no con lacre sino con un hermosísimo sello de papel que ostenta la imagen de una carpita de circo y el nombre de esta empresa unipersonal que no es empresa sino sueño: CIRCO DE PAPEL. Vueltas y vueltas al sobre para encontrar un modo de abrirlo sin romper el sello. Inútil: no encuentro la manera, y el deseo de abrirlo se impone. Para hacer una tortilla hay que romper los huevos, dicen. Momento trágico del rasgado: dolor de papel. Tercera sorpresa: el sobre contiene un estuchito de cartón del tamaño aproximado de un paquete de tabaco.

Anverso y reverso del estuche

En el reverso, y escrito a lápiz, lo siguiente: “Serie de 15 troqueles / Tema: Circo / con afecto / al amigo Rrose / JUAN (del) RÍO / La Plata / prov. de Buenos Aires / ARGENTINA / día 18 de enero / verano de gran calor / y lluvias intensas”. Rápido, hay que abrirlo, un poco como el fumador que destroza el precinto de plástico de los paquetes de tabaco para llevarse a la boca esos cilindros de papel bastante más perniciosos que los papeles que me esperaban a mí en el interior de este. Nada más y nada menos que quince pequeñas tarjetas troqueladas en la parte frontal y coloreadas en el interior, con carpas de circo, flores, bailarinas, payasos, forzudos, equilibristas, animalitos… Todo fue desfilando lentamente ante mis ojos…

6 de los 15 troqueles de Juan del Río

Pero se preguntarán, ¿Quién es Juan del Río (alias Imaginero)? y ¿Por qué me envía semejante maravilla? Juan del Río (La Plata, 1947) es el barbudo patrón de una recoleta Nave de los Locos (barco de papel, of course) donde se cirquea y se teatrea a golpe de títere y de tijera cruzando el atlántico una y otra vez. Juan aparenta ser un respetable profesor de universidad pero en realidad dedica sus desvelos al papeleo supremo del collage, del teatro de siluetas, y a unos talleres itinerantes donde saca sus maravillas y enseña a los niños a crear sus propios personajes de circo y de teatro. Ha llevado sus teatritos, entre otros lugares, al Festival de Teatros de Papel de Troyes (Francia) y al Festival de Marionetas del Teatro Nacional de Palestina, y hace unos años montó una versión en teatro de papel de El traje nuevo del emperador, de H.C. Andersen. No tengo el gusto de conocerlo personalmente, pero sé que es una especie de Alexander Calder rioplatense, y me refiero, por supuesto al Calder del Cirque Calder, ese locuelo de pelo cano que anduvo hasta el final de sus días jugando a ser escultor, repitiendo sin descanso la ceremonia de las figuras articuladas en un diminuto círculo de arena.

Pero ocurre que podríamos mirar el circo de papel de Juan del mismo modo que miramos el Cirque de Calder, es decir, para, acto seguido, enternecernos pensando: he aquí la miniaturización de un genio. Me refiero a la tentación de aceptar este mundo en miniatura con el mismo movimiento con el que, inconscientemente, podríamos perdonarlo, como se perdona el desliz de un genio, como si esas figuritas leves y simpáticas supusieran una reducción o un menoscabo de algo más elevado. Y no hay nada más erróneo. Al igual que el universo fantástico de Lotte Reiniger o la ingeniería delirante y gratuita de Jean Tinguely, estos troqueles se afanan descomplicadamente con el encanto y con la alegría; son perfectos, suficientes, y originales. Y como Reiniger y como Calder, Juan del Río sabe que no hay nada nuevo bajo el sol, y sus piezas, como las de aquellos, no tienen ni padre ni madre, ni filiación ni sujeción estética. Están ahí, sencillamente, multiplicadamente, alegremente, e invitan a lavarse los ojos en ellas.

De todos modos, y en última instancia, me parece que el reino al que Juan pertenece y donde ejerce sus poderes por derecho propio no es únicamente el del collage y el troquelado, sino el de la alegría y la amistad, con toda la claridad posible. Cuando uno se pierde en la página web de Circo Burlesque (que es ya en sí mismo un pequeño laberinto y un tratado completo de cómo hacer collages con el lenguaje html) encuentra, aquí y allá, pero siempre en completo desorden, las fotografías de Juan y su correspondencia: e-mails llegados de todo el mundo que el Imaginero reúne y ofrece como recortes de su amistad, y también como fragmentos de un diario gozoso…

Cuántos nombres… infinitos, van naciendo sobre este cuadrado de madera en medio del río de las preocupaciones.

Dos tetas envueltas en tela negra empujadas por poderoso culo me distraen. Un carrito con heladero pasa. Otro carro de cartonero se para en la estación de servicio y espera. Es una tarde de marzo tan escolar que hasta las «Chichis» parecen alumnas de la escuela.

Y todos son conocidos en esta esquina del Bar el Progreso y todos somos desconocidos. La vida es un bello río de sueños.

Juan del Río

Blog Teatro de Papel

Circo Burlesque

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Arte y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Circo de papel

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    u dijo
    jeje..
    viva!
    22 Febrero 2010 | 12:45 AM

    u dijo
    me encanta la foto del sobre con el destinatario. qué grande el remitente
    22 Febrero 2010 | 01:21 AM

    Estupor dijo
    ¡Ya me gustaría recibir una carta similar!
    24 Febrero 2010 | 09:43 AM

    manuel marcos dijo
    Qué maravilla.
    28 Febrero 2010 | 01:45 AM

    Lucía dijo
    Rrose soy otra afortunada receptora de una de las maravillas de Juan. Desconozco mis méritos pero esta mañana el cartero me hizo sonreir como a una niña.
    8 Marzo 2010 | 08:38 PM

    rrose dijo
    jajajaja!!! viva!!! :D
    8 Marzo 2010 | 08:43 PM

  2. juan del rio dijo:

    amigo rosse te mando un fraternal abrazo…
    te cuento que me mudo a la Patagonia Argentina.
    especificamente a la ciudad del Bolson.
    este es mi nuevo correo.
    abrazotes
    juan

    • Rrose dijo:

      Hola Juan,
      te deseo de corazón todo lo mejor en tu nueva residencia. Va un abrazo transoceánico, volandero y patagónico, pero sobre todo que no pare el circo, por favor ;)

      • juan del rio dijo:

        amigo….he pasado situacion familiar muy dolorosa….hace un mes…..mi hija Mora ( artista del grabado…bella persona.) falleció.
        y me resulto muy dificil transmitir a los amigos mis sentimientos en ese momento.
        Ha pasado ya un mes y medio….( nada …y mucho)…
        y aca me ves …tratando de recomponer mis comunicaciones con mi mundo.
        Estoy ahora en medio de cajas y paquetes para empacar.y almacenar…en la casa de mi madre.
        Con Ale ( mi pareja) nos iremos entrando marzo.
        Asique mi nuevo circo para ti, amigo del camino y de la vida saldra desde esas montañas y lagos que son territorio del Bolson.-prov.de Rio Negro -Patagonia Argentina.
        un grande abrazo
        juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s