Tratado de las nubes

Los discípulos de Kervac desarrollaron toda una teoría barroca y exagerada sobre la vulnerabilidad de la nube. La comparaban con una ballena celeste hecha de algodón milagroso, en la que se esconden y refugian las aves del Paraíso. “Si una flecha la hiriese, la nube, antes de morir, lloraría sangre durante 15 días, los suficientes para teñir de rojo la ciudad sagrada de Bengala”.

En el Museo de lo Milagroso y lo Curioso de Evora, se exhibe, junto a la momia apergaminada y lisa de un infante de Lancaster, un tarro de vidrio que guarda prisionera la rareza de una nube diminuta. Advierte el conservador del Museo que esta pequeña nube llueve desconsoladamente todas las primaveras.

Al parecer, el poeta italiano Paulo Strozzi, en su juventud, hacía durar el tiempo del amor tanto como tardaba una nube amiga en cruzar el marco visual de su ventana.

Dice un tratado coreano de cosmología que las nubes enloquecen si se coloca bajo ellas, y durante algún tiempo, un espejo horizontal. Y que de su miedo nacen las tormentas.

En el códice de Addis-Abeba, o segundo Evangelio de la Infancia, el verdadero milagro de Jesús no estriba en andar sobre las aguas, sino en descansar toda una noche sobre una nube.

“El amor verdadero no pone una venda en los ojos, sino una nube en el corazón”. (Del devocionario de una muchachita italiana).

Tratado de las nubes / Rafael Pérez Estrada. Sevilla: Editorial Renacimiento, 1990

La imagen es una composición a partir de la cubierta original del libro y esta fotografía

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Libros Cuadrados y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Tratado de las nubes

  1. finn dijo:

    botánico de las nubes

  2. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    Bashevis dijo
    Un libro más para conseguir… y ya van…
    Muchas gracias…
    salud!
    27 Diciembre 2009 | 11:16 PM

    Rr dijo
    De nada ;)
    Se me olvidaba añadir que el título del libro propicia un cierto equívoco, porque las nubes solo ocupan, propiamente, una parte de él. La mitad o más de sus páginas contienen un bestiario, una “botánica aúrea”, y un lapidario titulado “inventario de gemas crueles”, a cual más interesante.
    Es curioso, en la página web de la editorial no pone que el libro esté agotado, así que habrá que darse prisa…
    28 Diciembre 2009 | 12:13 AM

    Estupor dijo
    Creo que necesito este libro.
    Es maravilloso. Me parece maravilloso.
    ¿Son citas reales o ficticias?
    GRACIAS
    28 Diciembre 2009 | 12:07 PM

    Miguel dijo
    La portada es muy bella, y con ese título el interior debe ser una maravilla. Saludos rrose
    28 Diciembre 2009 | 12:25 PM

    Rr dijo
    Hola
    Estupor: no recuerdo quién dijo que Borges había inventado un nuevo género, análogo a la ciencia-ficción: la cultura-ficción. Quizás fue el mismo Pérez Estrada. A ese género pertenecen todas las citas de el Tratado de las Nubes.
    Miguel: la cubierta del libro que véis aquí no es la original del libro, sino una composición que he hecho yo mismo con imágenes de muy poca resolución, y por un tanto con un resultado bastante pobre. Me alegro de que te guste, de todos modos.
    Dudo que un libro como este pueda decepcionar a nadie. Es, sencillamente, excepcional.
    Saludos ;)
    28 Diciembre 2009 | 03:23 PM

    Atalanta dijo
    Muy hermoso. Vaya que me hago con él.
    29 Diciembre 2009 | 09:16 AM

    Estupor dijo
    ¡Gracias Rrose!
    He escrito unos versos inspirados en la idea de Rafael Pérez Estrada. Lo he titulado Consejo Coreano y me gustaría compartirlos con vosotros.
    CONSEJO COREANO
    “Dice un tratado coreano de cosmología que las nubes enloquecen si se coloca bajo ellas, y durante algún tiempo, un espejo horizontal. Y que de su miedo nacen las tormentas.” Rafael Pérez Estrada.
    Si a los campos castiga la sequía,
    la lluvia convocad de las tormentas.
    Debéis sembrar la tierra con espejos:
    cuando la nube vea repetida
    su blanca, vaporosa y celestial
    figura sobre el suelo en el que flota,
    enloquecerá tanto que su forma,
    como pólvora gris, como ceniza,
    se tornará en dragón, bola de fuego
    o estrella.Y morderá con fuerza al cielo
    hasta hacerle llorar. ¡Qué caigan gotas!
    Estupor. 09
    29 Diciembre 2009 | 10:01 AM

    Rr dijo
    Como diría Mr. Burns: Excelente!
    Gracias a tí, Estupor, por traer aquí algo tan bonito :)
    29 Diciembre 2009 | 10:12 AM

    rosso dijo
    Hay otro libro de Poemas de Rafael Perez Estrada
    que tambien es una maravilla
    “La palabra destino”
    (de la editorial Poesía Hiperión) es una antología
    muy buena de su obra poética en la que vienen tambien
    estos y otros textos.
    29 Diciembre 2009 | 02:25 PM

    u dijo
    gracias
    29 Diciembre 2009 | 02:49 PM

    Crystal dijo
    Gusta este lento leer, lento flotar.
    Acompaño a “u”, ¡gracias por el blog!
    30 Diciembre 2009 | 02:20 PM

    galeria dijo
    Interesantísima recomendación !!!
    Un abrazo y Feliz 2010 !
    Arturo
    31 Diciembre 2009 | 10:45 AM

    manuel marcos dijo
    Felíz año nuevo y enhorabuena por tu trabajo, maravilloso.
    2 Enero 2010 | 04:25 PM

    Silvia dijo
    Si alguien hubiera arrancado un trozo de nube, de un tirón mal dado, igual que carne viva, y se arrepintiera profundamente, y quisiera que por ese trozo de nube circulara otra vez la vida, ¿Cómo podria hacerlo?
    2 Enero 2010 | 08:54 PM

    Cristina dijo
    Silvia, qué tal dejando que ese trozo de nube arrancado cobre sentido
    no creo que una nube pueda coserse, pegarse, recomponerse, retractarse
    por fortuna
    3 Enero 2010 | 10:00 PM

    Silvia dijo
    ¡Ay Cristina! si los jirones de nubes no fueran tan tristes. Quisiera que supieran alegres y despreocupados a algodón de feria…Como cuando eres pequeña y los comes por primera ves en la feria de tu barrio, antes valían 25 pesetas, ¿te acuerdas? Esa frescura ya no existe……..Ahora sólo pasan aburridas nubes llenas de preocupaciones……..
    4 Enero 2010 | 08:36 AM

    Martingo dijo
    El libro está en el google books, a disfrutarlo: http://books.google.es/books?id=Wy1RWR_Kj6AC&dq=tratado+de+las+nu
    5 Enero 2010 | 02:25 PM

    Estupor dijo
    Estimados amigos,
    El próximo jueves 21 de enero de 2010, en el Museo Nacional de Artes Decorativas (Montalbán, 12. Madrid), Luis Martínez de Merlo, Sofía Rhei y yo haremos una lectura de poesía ekfrástica.
    Estáis todos invitados.
    Un saludo.
    19 Enero 2010 | 09:43 AM

    Estupor dijo
    …se me olvidaba decir que el recital es a las 20:00 horas.
    Atentamente.
    19 Enero 2010 | 09:51 AM

    rrose dijo
    ¿Leeréis clásicos del género, o textos propios?
    19 Enero 2010 | 12:11 PM

    Estupor dijo
    Leeremos nuestros poemas.
    :-))
    19 Enero 2010 | 02:01 PM

  3. arati dijo:

    Maravilloso, siempre.
    Seguiremos mirando al cielo, cada día un nuevo espectáculo. Gratis.

  4. jose dijo:

    Por supuesto el post, pero también estos versos estupefactos encontrados en los comentarios:

    Si a los campos castiga la sequía,
    la lluvia convocad de las tormentas.

    Una máxima de excelente sonar.

  5. Pingback: Sobre bestiarios, colibríes y nubes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s