La vida soñada de Leonora de la Cruz

Los surrealistas, tan díscolos, tan dados al esoterismo y tan procaces ellos, no tenían un santo patrón que llevarse al alma. La collagista Selena Kimball, en colaboración con la escritora Agnieszka Taborska, ha tenido la gentileza de inventar una patrona, o diríamos tal vez que ha tenido la prestancia de componer una santa con pedazos de otras cosas, como no podía ser de otro modo. No hay duda de que ambas son rendidas admiradoras del Surrealismo, y no les ha temblado el pulso a la hora de retomar el Juego, ese juego de reglas imprecisas en base al cual el Surrealismo deja de ser pasto de los manuales para convertirse en acompañante de nuestro tiempo. De todo tiempo.

Es evidente que The Dreaming Life of Leonora de la Cruz lo debe todo o casi todo a esas novelas-collage de Max Ernst de las que siempre volvemos a hablar en esta maquinaria. Creo que aún está por calibrar el efecto que aquellos experimentos titulados La Femme 100 Têtes (1929), o Une Semaine de Bonté (1934) han tenido sobre el arte contemporáneo, y en particular la huella indeleble que han dejado en todas las generaciones de collagistas que a día de hoy son o han sido. Una de estas novelas de Ernst se titulaba Le rêve d’une petite fille qui voulait entrer au Carmel (El sueño de una niña que quiso entrar en el Carmelo) (1930), y parece como si éste hubiera sido el punto a partir del cual Selena y Agniezska han ideado su libro, presentándonos la historia de una santa visionaria del siglo XVIII que en un estado de trance continuo dicta sus proféticas visiones, y cuyo cadáver es descubierto doscientos años después de su muerte por los surrealistas franceses, los cuales le rendirán culto como santa patrona del subconsciente.

En uno de los primeros collages del libro (el que abre este artículo) vemos lo que podría ser un retrato de la santa. Se trata de un retrato fotográfico sobre cuyo rostro se ha adherido otro cubriendo el anterior. Este segundo rostro ha sido a su vez agujereado, y por el hueco asoman los rasgos de un tercer rostro, distinto a los anteriores, cuyas dimensiones parecen asfixiarse desde el interior de los rostros anteriores. Esta imagen, que parece empeñada en el escamoteo de una identidad, quizás da la clave de los encuentros y desencuentros, azares y correspondencias que rigen el libro.


La Vida Soñada de Leonora de la Cruz se nos presenta como una nueva gaveta escondida en el polvoriento mueble del Surrealismo, y tiene el valor de un apócrifo, ya que a pesar de la influencia que el precedente de Ernst tiene en un libro como este, honra a Selena y a Agnieszka el que su proyecto no sea únicamente el resultado de una cierta dirección estética (la recomposición de viejas estampas), sino que es el resultado de un procedimiento en el que imágenes y texto se interpelan sucesiva y alternadamente, sin una finalidad previa. Solo de este modo era posible re-crear la poética surrealista que el libro invoca:

Esta novela-collage surgió tras varios años de colaboración con Agnieszka Taborska. La narración debía aparecer primero en un collage, solo para ser posteriormente ampliada en el texto de la historia, y viceversa. De este modo, las palabras y las imágenes se desarrollaron en mutua respuesta. Por medio de esta colaboración fue como nació la historia de Leonora De La Cruz, Santa Patrona de los Surrealistas.

Selena Kimball

Ejercicio mesmérico, quirúrgico, y hagiográfico a partes iguales, como si estuviera en juego la imperiosa necesidad de dar una consorte a Frankenstein. Selena y Agnieszka han introducido su propio injerto en el tronco del Surrealismo, y han puesto en marcha su conspiración con cierta conciencia de género ¿No alude el nombre de esta santa a Leonora Carrington, una de las mujeres más arrolladoras en la biografía de Max Ernst? ¿Para qué un santo más entre tantos? Los surrealistas se merecían una Santa Patrona…

Santa Leonora, patrona de los diabéticos, los deshollinadores, los ahogados, y los fabricantes de perfumes y somníferos, protege del agua, del coma, del insomnio, del sonambulismo y de la muerte durante el sueño. Abogada de los inválidos atrapados en el letargo, asiste los felices despertares. Junto con San Juan Nepomuceno, es invocada contra las inundaciones y, como San Vito, contra la epilepsia. Es la patrona de Castilla y de la ya desaparecida Orden de las Hermanas Durmientes. Sus símbolos son la Luna, una cama, y un pequeño frasco de perfume. Iconográficamente es representada con la cara cubierta, a veces con los brazos tendidos, vestida con un hábito, camisón o -en raras ocasiones- con un vestido secular. Le acompañan topos, ratones, conejos, murciélagos, polillas, arañas o mariposas.

The Dreaming Life of Leonora de la Cruz, Agnieszka Taborska

Página web de Selena Kimball

El libro puede comprarse a través de Amazon

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Libros Cuadrados, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La vida soñada de Leonora de la Cruz

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    Sam dijo
    Curiosamente, la editorial Atalanta acaba de editar los dos libros de max ernst; mamma mia.
    30 Noviembre 2008 | 07:07 PM

    rrose dijo
    Hola Sam,
    vaya, y debe ser algo muy reciente porque no sabía nada hasta esta misma mañana. A ver quién es capaz de reunir los 45 euros que cuesta… (mamma mia…)
    Saludos
    30 Noviembre 2008 | 07:10 PM

    APG dijo
    Recién descubro este blog.
    Interesantísimo.
    Saludos desde Buenos Aires,
    APG
    1 Diciembre 2008 | 11:41 AM

    juan carlos montes hernandez dijo
    interesante tu blog y que buenos collage
    29 Diciembre 2008 | 07:29 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s