El Aleph de Ramón: Inventario nº 10

inventario_ramon_10-08


Superando con creces el centenar de imágenes inventariadas, el trabajo continúa…

Haz click sobre la imagen para ampliarla

Fotografía de Man Ray (tal y como aparece en una reedición actual del Diccionario Abreviado del Surrealismo)

No es habitual que un servidor logre identificar la publicación exacta de la que provienen las imágenes del estampario, pero hay un pequeño grupo de imágenes que constituyen la excepción, y esta es una de ellas. Se trata de una fotografía incluida en la edición original del Dictionnaire abrégé du Surréalisme, publicado con motivo de la celebración de la Exposición Internacional del Surrealismo en la Galerie Beaux-Arts de París en 1938. No parece probable que Ramón visitara in situ aquel evento (aunque se refiere a él en su monografía sobre Dalí), pero debió hacerse de algún modo con un ejemplar de aquel diccionario delirante, lo que hubo de suponerle un importante acicate, no solo por la gran cantidad de imágenes que recortó del libro y que diseminó por sus paredes (en este fragmento nº 10 se acumula una porción bastante alta, pero podemos encontrarlas a lo largo de todo este Inventario), sino porque intuyo que debió gustarle la idea y la estructura de la publicación en sí. Me refiero a la concepción de una publicación sin más objeto que una revisión de la realidad acudiendo tan solo a determinadas voces del gusto de los surrealistas. Para las fechas, Ramón ya se había adelantado a los franceses con su nuevo inventario del mundo, del que es prueba primera aquel libro capital titulado El Rastro (1914), y había inaugurado muy pronto ese enorme y revolucionario diccionario de la realidad al completo que son sus greguerías, muchas de las cuales se asemejan a una disparatada definición de diccionario (ejemplo: “Nostalgia: neuralgia de los recuerdos”). La fotografía que ven es la que aparece actualmente en el interior y en la cubierta de la edición española del Diccionario Abreviado del Surrealismo realizada por Siruela, al igual que el resto de las imágenes del Inventario en las que consta como tal su procedencia de este mismo Dictionnarie.

En el Diccionario del surrealismo, en la S hay una especie de definición de André Bretón, que dice: “Todo lleva a creer que existe cierto punto del espíritu donde la vida y la muerte, lo real y lo imaginario, el pasado y el futuro, lo comunicable y lo incomunicable, lo alto y lo bajo, cesan de ser percibidos contradictoriamente. Es en vano que se busque a la actividad surrealista otro móvil que la esperanza de poder determinar ese punto”.

¿Está claro? ¿Es que adelantaríamos algo con que estuviese claro cuando solo de la nebulosa se puede crear un mundo nuevo?

Precisamente para que no esté claro, en el apéndice de ese diccionario se repite la palabra surrealismo y su significado: “antiguo cubierto de estaño antes de la invención del tenedor”.

(Ismos, 1931)

Madame de Stäel, François Gerard, ca. 1817

La libertad es incompatible con el amor. Un amante es siempre un esclavo. Con esta libertad se expresaba Anne-Louise Germaine Necker (1766-1817), hija del financiero Jacques Necker, más conocida como Madame de Staël por su matrimonio con el barón de Staël-Holstein. La Staël, que creció oyendo en casa a los protagonistas de la Encyclopédie, fue una figura señera del activismo burgués pre y revolucionario, autora de novelas y ensayos, amante de Benjamin Constant, y regente de uno de los salones literarios y filosóficos más importantes de toda Europa. La biografía, el espíritu e incluso la fisionomía de esta mujer me recuerdan, no puedo evitarlo, a Carmen de Burgos “Colombine” (1867-1932), la periodista, escritora, traductora, republicana de convicción y activista de los derechos de la mujer, que mantuvo entre 1908 y 1929 una fructífera relación intelectual con Ramón.

Aquella unión hizo posible la bohemia completa, establecida en el más noble compañerismo, trabajando enfrente de la mujer con el pensamiento en alto, sin inquietud por huir a la calle. Así la obra no tenía el atrabancamiento de la aventura. Ella de un lado y yo del otro de una mesa estrecha escribíamos y escribíamos largas horas y nos leíamos capítulos, crónicas, cuentos, poemas de la prosa.”

(Automoribundia, 1948)

La joie de vivre, Max Ernst, 1936

Ramón se refiere a Max Ernst cuando aborda el Surrealismo en su libro Ismos (1931), pero no hace referencia a su pintura, sino a sus famosos collages. La joie de vivre (La alegría de vivir) es una de sus obras más conocidas. Realizada en unas fechas en que el nazismo crecía espectacularmente en Alemania y la tensión prebélica podía mascarse en Europa, La alegría de vivir es un perfecto alegato surrealista que nos muestra un paisaje de vegetación intrincada y lujuriosa, al punto de ser tenebroso y asfixiante (y que debe mucho a los temas selváticos del Aduanero Rousseau), y donde la vida se desenvuelve a sus anchas, salvaje y sin normas, osea, surrealísticamente. Parece ser que el pintor realizó dos versiones de este mismo tema, en fechas muy cercanas, y con el mismo título. Desafortunadamente, he sido incapaz de localizar la versión del panel (que creo que es la perteneciente a la Staatsgalerie de Munich), y que incorpora una figura vagamente humana en el angulo inferior derecho, de modo que he decidido presentarles esta otra versión, perteneciente a la National Galleries of Scotland.

Imagen publicitaria (?)
Salvador Dalí, fotografiado en 1944 por Philippe Halsman

En el ángulo inferior derecho de este panel se encuentra la imagen de un hombre con una lupa sobre su ojo derecho. Intuyo –no sé por qué- que se trata de algún tipo de imagen publicitaria. La fotografía me llamaba la tención, pero no pensé que pudiera llegar a localizarla y no le dí mayor importancia hasta que localicé en la red ese otro retrato de Dalí, prácticamente idéntico a la imagen anterior. El autor de la fotografía, Philippe Halsman se hizo célebre en los años 40 y 50 por sus originales retratos de personajes célebres del momento, y encontró en Dalí a su partenaire idóneo, ya que entre los dos idearon los retratos fotográficos más singulares de Dalí y probablemente de todo el siglo XX. ¿Qué relación existe entre ambas imágenes? ¿Recogió Halsman una idea previa (propia o ajena) para aplicarla al –por otro lado excelente- retrato de Dalí? ¿O quizás el retrato con lupa de Dalí tuvo –al igual que toda su obra- un efecto mediático inmediato y la idea fue reciclada y rehecha con fines crematísticos? En Nostalgias de Madrid (1956), Ramón recuerda la fascinación que sentía de niño cuando jugaba con su hermana pequeña a observar cosas con la lupa de su padre

Aquel era un bonito juego, y le enlupábamos la mano y luego un ojo, y al ver lo grande que resultaba nos la colocábamos en el nuestro y se asustaba como si la mirase un ogro. La lupa era el principio suelto del microscopio, y por eso se buscaba esa mosca tonta y resignada que se deja observar, y los dos veíamos el espantable monstruo que es una mosca, descubriendo además que es peluda.

(Nostalgias de Madrid, 1956)

Y en una de sus greguerías, Ramón nos sugería que:

Al mirar con lupa parece que vemos las cosas con ojo de caballo.

El sueño posa su mano en el hombro del hombre, Salvador Dalí, 1936
Jirafa ardiendo, Salvador Dalí, 1937
Nacimiento del mobiliario paranoico, Salvador Dalí, 1937

Estas tres obras de Dalí fueron muy probablemente recortadas del Dictionnaire abrégé du Surréalisme. Sin duda Ramón sentía predilección por Dalí:

Para mí el artista perfectamente renovador y el que señala con plenitud la nueva hora es Dalí, el detractor de las espinacas que se pegan a los dientes. Solo encuentro mal que entre las letras de Dalí no haya una hache. Una vez él me replicaría: la hache la llevo en el corazón. Todo el obrar de Dalí es el logro de sus sueños de infancia o de la adolescencia. En eso llega a la superación y a la sublimación con gran testarudez. (…) Va más deprisa que nadie, con más derroche de osadía, con más técnica anatómica, pictórica y botánica. No se imagina sólo sus monstruos sino que los pinta con buena pintura, haciendo plásticos sus muñones y consiguiendo la calidad reblandecida de su tiempo.

(Dalí, 1977)

En una de sus greguerías, Ramón aclara:

La jirafa es un caballo alargado por la curiosidad.

Collage de Georges Hugnet (extraído del Dictionnaire abrégé du Surréalisme, 1938)
inv 10 Frileuse, Georges Hugnet, 1934-1936El mismo collage en su ubicación original: el libro La septième face du dé, de Georges Hugnet, publicado en 1936

Me parece que es esta una de las imágenes más inquietantes de todo el estampario. Durante mucho tiempo he pensado que se trataba de alguna oscura postal de temática sadomasoquista, lo que no me cuadraba demasiado con la habitual corrección ramoniana. Sin embargo, y a pesar de que nadie podrá obviar que lo que ahí se ve es una mujer desnuda y encadenada, parece que no se trata sino de otra imagen más del Diccionario Abreviado del Surrealismo (1938) de André Breton y Paul Eluard. El collage fue publicado originalmente en un curioso libro titulado La septième face du dé (1936), en el que Georges Hugnet ensayaba un imaginario donde el erotismo viajaba por caminos considerablemente provocativos, una vía que seguiría investigando en los años sucesivos.

Fotografía del maniquí Cynthia (tal como aparece en la reedición española del Dictionnaire abrégé du Surréalisme, 1938)

Esta fotografía ocupa tan solo una pequeña área del ángulo superior izquierdo de este fragmento de estampario, pero los maniquíes guardan una estrecha conexión con Ramón. Veamos, en primer lugar, la fotografía original –y completa- en la que Breton, o alguno de sus acólitos, debieron de poner su atención para considerarla digna del reparto del famoso Diccionario.

Cynthia (a dummy), Alfred Einsenstaedt, Revista Life, 1937 (?)

El idilio de Ramón con sus muñecas de cera es uno de los capítulos más sublimes y divertidos del fetichismo hispánico, solo comparable al de un Buñuel o un Berlanga, si bien Ramón cuidó siempre al extremo sus palabras cuando se refería a su compañera, a la que describió en todo momento como una muchachita decente y pudorosa, aunque no exenta de coquetería. El escritor tuvo -según cuenta en La Sagrada Cripta de Pombo (1924) y también en el capítulo 47 de la Automoribundia (1948)- dos maniquíes o muñecas de cera. La primera de ellas la compró en el Rastro, y se le chafó accidentalmente a los pocos días. La segunda la encargó a una casa especializada, y es justamente esa muñeca que aparece en las fotografías que nos muestran a Ramón en el Torreón de la calle Velázquez.

Ramón con su muñeca de cera, Alfonso Sánchez Portela

El maniquí de cera es el único ralentí que se puede conseguir de la mujer en reposo de un gesto, la única imagen de la mujer que puede merecer demencia religiosa, con una religiosidad vital sin la obstrucción a que conducen los mármoles y que cuando llega algún aporte femenino a la mesa de los espiritistas es una mano de parafina. (…) No queda de la mujer para la adoración más que su maniquí de cera, y por eso el valor que adquieren en los escaparates, que son como hornacinas de capilla callejera, aunque los profane un poco el cómo se refleja en sus cristales la circulación de las grandes vías.

Vive horro de alabanzas este arte de los creadores de figuras de cera, no reciben el homenaje que debieran, pero el interés de las miradas ávidas busca sus producciones perfeccionadas como un reposo de las miradas, como un secreto respiro de la irrealidad. (…)

Este afán por la muñeca de cera es como una elevación de la mujer que la estiliza en un sentido que suele estar hollado por su propio desnudo.
Se diviniza y se misterioriza la hembra en estas perfeccionadas mujeres de cera que son su dúplico sin renunciar a sus delgadeces, a sus rosaciones, a sus medias de seda.
De las autopsias de las mujeres del día brotan estas criaturas que son hijas del cinematógrafo vital.

Los artesanos que repiten las muñecas de cera manejan carne caliente y derretida que, antes de plasmarse, está en fusión a muchos grados, cumpliendo la materia representativa su deber de blandura primera.

(Automoribundia, 1948)


Addenda

El pozo encantado, André Breton, 1931 (?) (del Dictionnaire abrégé du Surréalisme, 1938)
Fotografía de Raoul Ubac, fecha desconocida (del Dictionnaire abrégé du Surréalisme, 1938)
Pierre Corneille, imagen de autor y fecha no identificados

El Aleph de Ramón se en cuentra en constante revisión y se compone de las siguientes entregas:

Inventario nº 1 (con Palabras Preliminares)

Inventario nº 2

Inventario nº 3

Inventario nº 4

Inventario nº 5

Inventario nº 6

Inventario nº 7

Inventario nº 8

Inventario nº 9

Inventario nº 10

Inventario nº 11

Inventario nº 12

Inventario nº 13

Inventario nº 14

Inventario nº 15

Inventario nº 16

Inventario nº 17

Inventario nº 18

Inventario nº 19

El Aleph de Ramón en Facebook

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Arte, El Aleph de Ramón (Inventarios Ramonianos), Libros Cuadrados y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Aleph de Ramón: Inventario nº 10

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    arati dijo
    Vaya, vaya, lo que vamos ganando en visibilidad nos lo añade Vd. también en dificultad… cada vez se ve mejor y cada vez hay menos donde arañar.
    Sólo se me ocurre apuntar que por ahí en medio parece que hay una especie de boceto preliminar de lo que acabará siendo la instalación “retrato de Mae West”, http://www.salvador-dali.org/media/IMATGES/i5031.jpg, por ejemplo.
    Y saludos a la afición
    27 Mayo 2008 | 06:47 PM

    Rr dijo
    Hola querida,
    perdona, se me ha ido el santo al cielo. El boceto que apuntas lo rondo desde hace tiempo, pero infructuosamente. Sin duda es un boceto preliminar o preparatorio de la famosa Mae West de Dalí. El hecho de que en los dos últimos inventarios haya logrado localizar dos bocetos me ha hecho pensar que podría hacer lo mismo con este, pero ca! no aparece, y no me decido a subir la obra definitiva, aunque sean muy similares. No sé…
    De todos modos, me alegra que perservere, y le invito a probar suerte con el Paul Delvaux que aparece en el centro del panel 9. Lo tengo clavadito…
    saludos y hasta pronto ;)
    30 Mayo 2008 | 03:30 PM

    M. dijo
    Te amo!!!!!!
    todo lo que tienes en esta cajita es precioso! gracias por hacerme pasar estos ratos llenos de belleza.
    de verdad de verdad señor (a).
    despierta un enorme enamoramiento cibernetico
    7 Junio 2008 | 08:30 AM

    Rr dijo
    … bueno, es la primera declaración de amor cibernético que recibo, de modo que gracias (cibernéticas). Me alegro de que hayas encontrado cosas interesantes en la maquinaria. Estás en tu casa.
    Saludos
    Sr. Rrose
    8 Junio 2008 | 11:20 AM

    rrose dijo
    Saludos, inventariófilos ;)
    aunque con varios meses de retraso, hoy subo por fin a este inventario unos cuantos hallazgos relacionados con las fotografías insertas en el “Diccionario Abreviado del Surrealismo” (1938). Una fotografía de Man Ray, un collage de Georges Hugnet, varias obras de Dalí, la fotografía del maniquí “Cinthya” de la revista Life, otra foto de Raoul Ubac, y una fotografía (?) de André Breton (aunque esta última imagen de Breton me plantea algunas dudas).
    Todas esas imágenes proceden de la reedición del “Diccionario” realizada por Siruela a través de la colección Biblioteca Azul Serie Mínima (al cuidado, hasta hace poco, del ya difunto Juan Antonio Ramírez, si no recuerdo mal).
    El tema del fetichismo y las muñecas de Ramón era especialmente divertido y aún no había hecho referencia a ello en todo el inventario, de modo que me satisface mucho traerlo por fin aquí, para todos vosotros.
    Saludos y hasta pronto!!
    3 Marzo 2010 | 04:32 PM

  2. concha dijo:

    He llegado a este blo hoy, por vez primera. (4 d ejunio de 2013) Me gusta tu obra, me gusta el blog y me gustan la simágenes que adjuntas y documentas.
    Muy agradecida, he pasado un buen rato y he aprendido de ti.

    Saludos.
    Concha Reviriego Almohalla
    antropóloga social y cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s