Daguerreotypes

Daguerreotypes es el título de una cinta documental rodada por Agnès Varda en 1976. Yo, como otros muchos, conocí a la realizadora a través de Les glaneurs et la glaneuse (2000), y fue a partir de ahí que comencé a indagar en su obra: Cléo de 5 à 7, Jacquot de Nantes, Ulysse, Daguerreotypes, Les dites cariatides… todas y cada una de sus cintas merecen, y mucho, la pena.

En primera instancia, el título del documental nos desorienta. ¿Nos hablará Varda –excelente fotógrafa- de historia de la fotografía? ¿Datos biográficos sobre Louis Daguerre? Para nada. Y sin embargo, el título de esta obra es perfectamente idóneo. La residencia habitual de Agnès ha estado siempre en la Rue Daguerre, y con Daguerreotypes la realizadora se propone la elaboración de un mapa humano que permita conocer la vida de varios de sus vecinos, y más concretamente de los comerciantes que abren cada día su negocio en dicha calle. Los daguerrotipos pues, serán retratos de los habitantes de la Rue Daguerre en los que se pretende condensar la psicología y la biografía de cada uno de esos personajes.

La idea de partida puede parecer insustancial, y el tono frío y prolongado de muchas secuencias puede dar esa impresión, pero se trata de un experimento sin duda apasionante, por su contenido y por la resolución cinematográfica de la propuesta. La observación –cámara fija o en mano- del panadero, del relojero, o del empleado de la tienda de ultramarinos revela, como es de esperar, una dinámica de gestos repetidos, de inamovibles hábitos diarios, de aburrimiento vital en la espera de los clientes, de trabajo esforzado en la trastienda. La mirada de Varda parece somera, las entrevistas que realiza a los daguerro-tipos son breves y concisas, pero el montaje de las imágenes es incisivo, y el documental desde luego no deja indiferente. Esa es la genialidad de la directora francesa: la suma de breves pinceladas, apuntes, reflexiones ligeras, pero ordenadas de un modo tan personal y sincero, que emociona. Lo profundo, lo definitivo, lo necesario, presentado a modo de ejercicio liviano.

Daguerreotypes es un minucioso estudio sociológico, pero se trata de una sociología de lo inmediato, de lo cercano, con nombres y apellidos y datos biográficos. Al igual que en otras de sus cintas, Varda pregunta a sus entrevistados por sus orígenes, por el modo en que conocieron a sus respectivas parejas, de tal modo que siempre intuiremos una historia de amor, una narración en la que las grandes alegrías y tragedias solo quedan apuntadas. Varda únicamente nos da pistas, el resto el cosa del espectador.

Agnès alcanza lo universal a través de lo pequeño y lo personal. El hecho de que Daguerreotypes se circunscriba a un entorno concreto –la Rue Daguerre- hace que el documental se convierta en un curioso precedente de otra obra –literaria- de su tiempo: La vie mode d´emploi (1978), de Georges Perec. Sociólogo de formación, Perec dio a luz en su novela un artefacto literario de primer orden, consistente en la narración minuciosa del contenido de un edificio, con todos sus trastos dentro, y la narración precisa de las vidas de cada uno de sus habitantes, vivos o muertos. Perec escoge un inmueble en la calle Simon-Crubellier; Varda, como hemos dicho, toma su propia calle. Ambos comparten la atención prestada a aquello que pueda resultar perfectamente mecánico, cotidiano, y aparentemente carente de relevancia o interés estético. Anoche mismo, mientras leía un libro de Perec titulado Especies de Espacios (1974), encontré un texto que parece describir cabalmente el film de Varda:

Evidentemente podríamos cultivar estas costumbres, ir siempre al mismo carnicero, dejar los paquetes en el ultramarinos, abrir una cuenta en el droguero, llamar a la farmaceútica por su nombre, confiar el gato a la vendedora de periódicos, pero por mucho que se hiciera, todo esto no constituiría una vida, no podría crear la ilusión de ser la vida: crearía un espacio familiar, suscitaría un itinerario (salir de casa, ir a comprar el periódico de la tarde, un paquete de cigarrillos, un paquete de detergente en polvo, un kilo de cerezas, etc.), pretexto acompañado de algunos apretones de manos un tanto lánguidos, buenos días señora Chamissac, buenos días señor Fernand, buenos días señorita Jeanne, pero nunca sería más que una dulzona apariencia de la necesidad, una manera de envolver lo mercantil. Evidentemente podríamos fundar una orquesta o hacer teatro en la calle. Animar el barrio, como se suele decir. Juntar a la gente de una calle o de un grupo de calles por una causa o un combate y no por la simple convivencia.

(Georges Perec. Especies de Espacios, 1974)

Ese combate u obra de teatro que propone Perec es, al fin y al cabo, el film de Varda. Y no me parece descabellado pensar que estas líneas contribuyeron a la gestación de Daguerreotypes: ya sea porque Varda conoció la publicación, ya sea porque en esos momentos el escritor -gran cinéfilo- se adentraba en el mundo del cine, codirigiendo o realizando filmes como Un homme qui dort (1974) o Les lieux d´une fugue (1978), por lo que pudo en algún encuentro compartir ideas o impresiones con Agnès.

También Varda parece realizar un ensayo acerca del modo en que los espacios en los que habitan los personajes definen a esos mismos personajes. A veces estos lugares, que son completamente reales, nos resultan inverosímiles, como la tienda del relojero, o el taller del costurero. Tenemos incluso la sensación de estar viendo los distintos cubículos de un decorado perfectamente preparado y estudiado. Varda llega a realizar tomas de cada uno de los comerciantes como si estuvieran posando para una foto, para uno de aquellos daguerrotipos de estudio, aquellos retratos perfectamente preparados, muchas veces sintéticos y simbólicos, como le son propios a una cultura en la que las imágenes aún no habían alcanzado la profusión y devaluación actual.

Costurera de identidad desconocida, 1853 (Lybrary of Congress, Prints and Photographs, an illustrated guide, portfolio 1)

¿No les ha ocurrido alguna vez tener ante sus ojos uno de esos daguerrotipos, ajados y frágiles, pero tremendamente vivaces aún, en los que vemos a un ser anónimo (una dama muy seria, o quizás un caballero bien atiplado) y uno se pregunta –es imposible no preguntárselo- quién es esa persona, a qué se dedicaba, qué tipo de almuerzo tomó para llevar ese rictus enfermizo en la cara, si era o no feliz, y sobre todo qué tipo de adversidades habría debido de atravesar esa maldita placa metálica hasta llegar a nosotros? Agnès Varda compone unos nuevos daguerrotipos, pero parece como si conociera la frustración de que les hablo, y nos proporciona el goce de fisgar en sus vidas, en todo -o al menos una gran parte de- lo que no está en la fotografía.

A menudo veremos a los comerciantes asomarse a sus escaparates, como peces aburridos en sus peceras: su existencia parece monótona y, ciertamente, triste. Varda logra romper o contraponer esta grisura existencial con dos elementos argumentales. En primer lugar la celebración de una sesión de magia a la que acuden todos los tenderos. Varda da rienda suelta aquí a una de las partes más creativas y significativas del proceso de montaje. En segundo lugar, cuando ya nos ha presentado a todos los personajes, la realizadora les interroga acerca de sus sueños. Unos afirman que nunca sueñan, otros reconocen pesadillas, y alguno de ellos atisba sueños agradables o recuerdos de juventud.

Lo que parece un ejercicio documental desenfadado, una simple encuesta sociológica, adquiere con Varda otro sentido. Algo despiadado y dramático se abre paso entre las imágenes, porque a cada rato la mirada de la realizadora se obstina, se detiene en determinados rostros y gestos, como ocurre con Marcelle, la esposa del perfumista. El seguimiento de esta ancianita menuda, que parece presa de algún trastorno mental, que pasa las horas encerrada junto a su marido en la droguería, y que al caer la noche siente un irrefrenable y nunca satisfecho deseo de huir, se puede leer en el contexto del film como ilustración del sometimiento de la mujer, o como deterioro de la libertad personal por las constricciones de la clase media común, pero me parece ante todo un modo no ficcional (y por tanto pavoroso) de ilustrar nuestro deseo más oculto de huir de nuestras obligaciones diarias, de nuestro rol no escogido, de nuestra aburrida profesión, de nuestro estrecho daguerrotipo.

La Calle Daguerre, por Agnes Varda, vía Ardito Documental

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Daguerreotypes

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    Bashevis dijo
    Gran comentario para un ENORME documento de la señora Varda… A ver si la gente se anima a echarle un vistazo, yo si no la hubiera visto tras leerte no lo dudaria.
    Esa sensación que comentas en torno a los seres anonimos de los daguerrotipos, es exactamente la que me viene a la cabeza cada vez que “me pierdo” por http://www.iphotocentral.com , o cualquiera de estos archivos…
    Esa calle que Varda retrata con leves pinceladas hoy dia no sera lo mismo, ni parecido, un modelo de vida perdido… Una maravilla de pelicula que haces muy bien en reivindicar.
    Un saludo.
    4 Mayo 2008 | 11:56

    maníasmías dijo
    .
    fantastica reseña, las fotos muy buenas, seguiré la pista!
    aquí un devoto de ‘La vida…’ de Perec y despues de sus novelitas ‘Las cosas’ o ‘El gabinete del aficionado’ que son apenas el postre después del banquete…
    saludos
    :
    5 Mayo 2008 | 09:08

    mariano f dijo
    mis vecindades han sido mas parecidas a las de polansky q a estas
    çse consigue esta peli en la red?
    saludos
    8 Mayo 2008 | 09:27

    bambu dijo
    Como siempre me quito el sombrero ante tus post. Todavía ando saboreando los de Ramón. Plas, plas, plas….
    9 Mayo 2008 | 01:37

    Rr dijo
    Hola
    Bashevis, agradezco tu comentario y tus palabras porque veo que conoces y admiras mucho a Varda. En efecto, los daguerrotipos que Varda filmó ya forman parte de la historia, y constituyen un documento muy especial.
    Manías, no sabía que te gustaba “La vida…”. Yo aún tengo pendientes esos “postres” de los que hablas. Perec es una figura que crece en mi cabeza. Cada vez me interesa más. Me aporta cosas. Gracias por leer y comentar, Manías, son muy divertidas tus fotos de Madrid.
    Hola Mariano, efectivamente, la peli se puede conseguir en la red. Prueba en la mula. Ya mismo estamos en los papeles! (o en los pdf´s, mejor dicho).
    Bambú, me alegro mucho de que te gusten tanto las heterodoxias maquineras. Me parece que no había muchas reseñas – o quizás ninguna- de Daguerreotypes en castellano. No pierda tiempo e hínquele el diente a Ramón, sus carnes están prietas y hay mucho que degustar, jeje.. ;) Tenía previsto publicar el inventario nº 9 en los próximos días, pero al final no voy a poder, y seguramente lo saque a la luz la semana siguiente.
    Saludos para todos y hasta pronto ;)
    9 Mayo 2008 | 02:10

    botibol dijo
    Muy chulo el texto, si señor. VARDA RULES!
    17 Mayo 2008 | 12:18

    el automata caramba dijo
    genial película!
    La ví hace poco y de nuevo, esta autora me cautivo.
    Muy bueno el trabajo que realiza comparando a traves del nombre
    de la calle los daguerrotipos con elcine…una vez más (quizáuna vez antes; quizá una vez después; seguramnte, todas las veces) magistral el trabajo con el tiempo.
    Estoy deseando estar por Paris para acercarme a esa calle y visitar su productora, que se encuentra allí mismo.
    Un saludo.
    Muy buen post, como de costumbre.
    20 Agosto 2008 | 03:32

    Fernando González dijo
    Magnifique! Soy medio detractor de los blogs que se parecen mucho a la cultura del argentino medio (o sea poco culto). Pero muy bien todo esto de Varda y la peli. Soy fana de esa peli-documental. Estuve en París en esa calle. La ví hace muchos años en un ciclo del ‘Núcleo’ y nunca más. Te felicito y tu blog me cambió el día. (¿Se consigue la peli en DVD?). Ahora viene lo del Teatro San Martín del 20 al 23 con Varda. Nos vemos allí.
    F.
    17 Abril 2009 | 09:49

    rrose dijo
    Hola Fernando,
    en este momento no tengo idea de si este docu está disponible en DVD. Te diría que intuyo que no, pero mejor investígalo bien, porque quien sabe…
    Gracias por vuestras palabras Fernando, Autómata y Botibol.
    VARDA RULES! jeje ;)
    19 Abril 2009 | 06:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s