El Aleph de Ramón: Inventario nº 7


En este nuevo panel las imágenes están menos apiñadas y son más fáciles de distinguir. ¡Que aproveche!

Haz click sobre la imagen para ampliarla

La Batalla de Alejandro Magno en Issos, Albrecht Altdorfer, 1529

Altdorfer es, junto con Durero, uno de los artistas centroeuropeos más importantes del Renacimiento, y la Batalla de Alejandro es su obra más ambiciosa, aunque la batalla propiamente dicha abarque poco más de un tercio de la imagen. Altdorfer, muy lejos ya de la ingenuidad de Paolo Ucello, convierte el episodio bélico casi en mera anecdóta, y da un pistoletazo de salida al género paisajístico en la pintura europea, con un estilo que prefigura algunas vías para el paisaje romántico. La visión de Altdorfer –casi a la manera de las visiones alucinatorias de Rimbaud- es soberbia, y con aspiraciones totales: el Sol y la Luna, presentes en un mismo cielo, son quizás un guiño copernicano. El arremolinamiento de nubes en el aire y de tropas en la tierra, dan forma a un maremagnum de pequeños detalles entre los que no es fácil identificar al héroe griego. Mirando esta obra en el panel me siento como si tuviera delante de otra mise en abyme: perdida en el torbellino barroco de Ramón, en su Aleph diverso, esta otra perspectiva de Altorfer, donde coexisten el universo –estelar- y la ínfima tragedia de una batalla de libro. Es también inacabable el desfile de las tropas de la imaginación en las paredes del escritor.

Vista de la esfinge de Giza con las pirámides al fondo, ca. 1893

Ramón tiene presente en sus paredes el legado de la cultura clásica. Pero la reconstrucción que Altdorfer hace de la Batalla de Isos se debe a su imaginación prodigiosa, y conviene pues oponerle esta otra fotografía del conjunto arqueológico de Giza, en El Cairo. No es la primera imagen del inventario que hace alusión a la cultura egipcia: ya apareció una escultura de la Diosa Sekhmet (inventario nº 1), el famoso busto de Nefertiti ( Inventario nº 6), y bastantes más obras que aún están por identificar o en busca y captura. Esta fotografía, de la que desconozco el autor, no se corresponde al cien por cien -mucho ojo- con la que aparece en el panel, y la traigo aquí únicamente por su similitud, ya que por el momento no localizo la imagen exacta. Hay diferencias notables respecto a la fotografía del panel, que debe ser posterior a esta de 1893, ya que el estado en que se encuentran las prospecciones arqueológicas es distinto entre sí: prácticamente inexistente en 1893, y muy avanzado ya en la otra imagen, en la que las pirámides parecen de mayor altura, lo que se debe a la retirada de la arena que las cubrían parcialmente.

Postal con retrato de perfil de Lina Cavalieri

Lina Cavalieri (1874-1944) fue una célebre soprano con gran impacto mediático a comienzos del siglo XX. Educada en un orfanato, casada con un aristócrata ruso, partenaire de Enrico Caruso, actriz de cine, empresaria de la cosmética parisina… todas las aventuras parecen darse en esta mujer que fue llamada “la más bella del mundo”, y al parecer uno de los personajes más fotografiados de su época, lo que explica que extendiera su divina facie hasta el mismísimo torreón de Ramón. A pesar de la profusión de retratos y postales de la soprano, me ha sido imposible encontrar la imagen exacta del panel, por lo que he preferido ofrecerles igualmente la maltratada fotografía de la pared a un tamaño aceptable. Aquí la tienen en otro ejemplo, solo similar

Leyendo en Historic Opera acerca las muchas postales editadas por la Cavalieri, me entero de que también comercializó un cierto tipo de postal que en el mundo anglosajón se denomina real-hair postcard, osea, una fotografía con –supuestamente- pelo real de la modelo pegado a la imagen. Aunque ustedes no podrán apreciarlo sino en la publicación original, observarán una postal de este tipo en el panel correspondiente al inventario nº 3. A Ramón le complacía mostrar las maravillas de sus paredes, y según se dice solía señalar la postal peluda diciendo: “mire, a esta le ha crecido el pelo”. Quizás la delicada señorita que hay bajo el mechón de pelo sea también Lina Cavalieri…

Las fotografías de actrices de ópera, de artistas de circo, ruedan frecuentemente sobre estas mesas, sobre estos cajones, sobre los asientos de estas sillas. Son estas artistas mujeres fastuosas, criollas, con grandes caderas y fuertes piernas, de largas cabelleras deshechas, vestidas unas veces de napolitanas, otras de reinas, otras de escocesas, otras sencillamente de maillot. (…) Aquí son mujeres fáciles que se irán con el que se lleve su retrato abandonado.

(El Rastro, 1915)

(Escuchar la voz de la Cavalieri)

Amour desarmé, René Magritte, 1935

Cabello (sin duda una melena de mujer) que brota del interior de unos zapatos depositados junto a un espejo. El título del cuadro lo dice todo: amor desarmado; una mujer desprovista de dos de sus principales armas de seducción: el calzado, el cabello. Incluso el espejo remite a una temática pictórica y literaria de larguísima tradición que gira en torno a la caducidad de la belleza (femenina, sobre todo). Es dificil no advertir en esta imagen un cúmulo de significaciones profundamente ramonianas. Me refiero al Ramón cuyas novelas están plagadas de mujeres bellísimas y fatales (como la protagonista de La Nardo, 1930), al Ramón ligeramente misógino cuyas greguerías advierten sobre las estratagemas de la seducción femenina (Cuando una mujer te plancha la solapa con la mano ya estás perdido; La mujer sin medias da más miedo, porque lleva sus locas piernas sin camisa de fuerza; La mujer que se ha olvidado del rouge se consterna como si se hubiese dejado los labios en casa), pero sobre todo me refiero al Ramón puramente fetichista que expone con orgullo en su despacho una mujer de cera a la que dedica sus desvelos, a la que viste primorosamente y a la que seguramente debió colocar, también, zapatos y peluca. En La cabellera femenina: un diálogo entre poesía y pintura (1994) Erika Bornay nos dice:

“Elemento de enorme capacidad perturbadora en los mitos eróticos de la sociedad masculina, la cabellera opulenta de la mujer simboliza primordialmente la fuerza vital, primigenia (en Baudelaire asume un valor de río o mar), y la atracción sexual. Havelock Ellis afirma que el cabello es, generalmente, la parte   del cuerpo femenino a la que se presta más atención después de los ojos, y más recientemente, otro estudioso inglés, el psicoanalista Charles Berg, ha señalado que su poder fetichista ha sido en muchos hombres un factor determinante en su proceso de selección sexual, afirmando que la atracción por el cabello está relacionada con el desplazamiento que el subconsciente realiza del pelo púbico al pelo de la cabeza”.

Imágenes mutiladas en el cementerio de Salobreña (Granada), fotografía de autor no identificado

En Viaje hacia el interior: el despacho de Ramón Goméz de la Serna, el excelente estudio de Ana Ávila y John McCulloch publicado en Los ismos de Ramón y un apéndice circense, se dice: “Tenemos la certeza de que [Ramón] descuartizó una publicación francesa, L´Illustration, correspondiente a un monográfico dedicado al deterioro en el patrimonio artístico sacro provocado con motivo de la guerra civil: Le martyre de les oeuvres d´art. Guerre Civile en Espagne (enero de 1938)”. Al escritor le apasionaba la facilidad para reunir en sus paredes imágenes de gran belleza y perfección -como el retrato la Cavalieri- que luego contrastaba oponiéndoles otras como la fotografía de estas figuras cercenadas por la mano de la guerra. La fotografía pertenece probablemente al citado reportaje, y la imagen que ven proviene de El Martirio de lo Sagrado, una interesante exposición virtual sobre el maltrato al patrimonio eclesiástico durante la Guerra Civil.

No negaré que al pegar mis recortes procuré, a veces, corregir la belleza de una cosa o su presuntuosidad, colocando a su lado una cosa grotesca o fea, pero, en general, la suerte ha ido creando los contrastes. Las ilustraciones agrandan la vida y traen recuerdos que de otra manera hubieran estado muertos o encerrados entre las páginas de los libros.

(Automoribundia, 1948)

Au Salon de la Rue des Moulins, Tolouse-Lautrec, 1894

En Ismos, Ramón dedica unas breves palabras al menudo y acomplejado pintor parisino:

La noche de París la recogió como un cazador de mariposas desde la obscuridad de su alma. Fue la cabeza de metal con rostro de hombre en que guardan las rodillas los mozos de restaurantes, una cabeza de esas como aquella que vió Villiers la noche en que cenó con el verdugo de París. Lautrec, casi sin cuerpo, fue una de esas cabezas en el reservado de los grandes restaurantes de antaño y vio con desinterés humano toda la grotesca verdad de la galantería”

(Ismos, 1931)

Modelo con un vestido de Lelong sentada en la carretilla de Oscar Domínguez, Man Ray, 1937

El reportaje de moda es uno de los géneros más recurrentes en las paredes de Ramón, y lamentablemente sus ejemplos son los más dificiles de identificar, al menos para mí. Esta fotografía es una excepción, y ocurre así porque no es una fotografía de moda cualquiera: su autor la hizo famosa. Man Ray alternó sus creaciones personales con numerosos trabajos para revistas norteamericanas o francesas como Vogue. En este caso se trata de una modelo vestida con una fastuosa prenda del diseñador Lucien Lelong y sentada en la famosa carretilla que Oscar Domínguez había tapizado previamente con terciopelo. A pesar de sus premisas revolucionarias, el Surrealismo tuvo su élite y su aristocracia. Nada hubiera sido igual sin el apoyo de adinerados mecenas europeos o estadounidenses, público al que quizá iban dirigidos reportajes como este.



Addenda

Martirio de San Felipe, José de Ribera, 1639
Magie Noire, René Magritte, 1933-34
Playa encantada (con sifón grande), Salvador Dalí, 1937
El objeto del ocaso, Joan Miró, 1936
Fotografía de Man Ray (?) (tal y como aparece en una reedición actual del Diccionario Abreviado del Surrealismo)
Il faisait ce qu´il voulait, Yves Tanguy, 1927
Al vuelo, Shigeru Imai, 1935 (tal y como aparece en una reedición actual del Diccionario Abreviado del Surrealismo)
Escena en una casa de baños, miniatura del siglo XV

El Aleph de Ramón se en cuentra en constante revisión y se compone de las siguientes entregas:

Inventario nº 1 (con Palabras Preliminares)

Inventario nº 2

Inventario nº 3

Inventario nº 4

Inventario nº 5

Inventario nº 6

Inventario nº 7

Inventario nº 8

Inventario nº 9

Inventario nº 10

Inventario nº 11

Inventario nº 12

Inventario nº 13

Inventario nº 14

Inventario nº 15

Inventario nº 16

Inventario nº 17

Inventario nº 18

Inventario nº 19

El Aleph de Ramón en Facebook

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Arte, El Aleph de Ramón (Inventarios Ramonianos), Literatura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Aleph de Ramón: Inventario nº 7

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    conde-duque dijo
    Rrose, cada vez que vengo por aquí salgo distinto… Siempre me dejas maravillado. Tus hallazgos son geniales.
    Muchas gracias (otra vez) por ofrecérnoslos.
    Un abrazo.
    15 Abril 2008 | 05:17 PM

    rrose dijo
    Hola Señor Conde
    (espero que no le moleste que le llame así, es que me gusta, jeje)
    usted siempre es bien recibido en mi maquinaria. Me alegro mucho de que disfrute con la serie ramoniana, porque mi trabajo me cuesta ponerla en pie. Esto se ha convertido una tarea extrañísima para mí: me desquicia, me obsesiona, me desespera y me fatiga, pero no sé qué voy a hacer sin ella cuando la complete (aunque afortunadamente nunca se podrá terminar).
    Pensaba que ya había enlazado mi maquinaria con sus evangelios, así que subsano el error ahora mismo.
    Oiga, y qué regalos más estupendos le hacen a usted! privilegiado! son estupendas las fotos de Lene, vaya que sí
    Saludos y hasta pronto ;)
    15 Abril 2008 | 10:27 PM

    arati dijo
    Estimado maquinista,
    Por fin un plafón que se ve un poco mejor… y vaya, ahora no sé que decir.
    Sigo buscando ese calendario medieval que aquí aparece de nuevo, y llevo unos días loca con la imagen descolorida de la derecha, porque la he visto en varias ocasiones,pero no consigo identificarla. Es una ilustración ¿de un banquete? ¿de unos baños?. Parece que las parejas se van levantando y retirando “a sus aposentos”. La conozco aunque ahora mismo no puedo reconocerla, tal vez está relacionada con conceptos como “la edad dorada”, “la fuente de la eterna juventud”. Usted que puede verla mejor tal vez tenga más pistas.
    Algo parecido me ocurre con la imagen a la izquierda, con el personaje hecho con flores, si es un Arcimboldo yo no lo he identificado hasta ahora, tal vez sea un “a modo de…”
    Lo lamento, por ahora no puedo aportar nada más concreto, sólo niebla.
    Saludos
    19 Abril 2008 | 01:26 AM

    rrose dijo
    Hola Arati,
    a su niebla solo puedo añadir niebla. No consigo arrancarle ni una sola pista a esa descolorida escena medieval. Respecto al supuesto Arcimboldo, después de mucho rebuscar, digo como usted: parece un “a modo de”. Encuentro obras bastante similares, pero no esa. La web no ofrece mucha información en este aspecto.
    Saludos y gracias por intentarlo ;)
    20 Abril 2008 | 04:28 PM

    tellotellez dijo
    El personaje con un cucurucho en la cabeza (¿un payaso?) tiene aspecto de ser un Rouault. He buscado algo, pero no he dado con esta exacta obra, pues parece que los pintó por docenas.
    Animo con la caza y captura.
    23 Abril 2008 | 12:09 PM

    Rr dijo
    Hola tello,
    he estado echando una laarga ojeada a la pista de Rouault, y en efecto, creo que no hay duda de que ha acertado, pero es cierto, la cosa está bastante complicada, porque ese payaso, o pierrot, o escena de circo o lo que sea no aparece por ningún lado…
    En fin, ánimo y hasta pronto :P
    24 Abril 2008 | 11:18 PM

    rrose dijo
    Con bastante retraso añado hoy a esta entrega del inventario una escultura de Joan Miró titulada “Objeto del crepúsculo” (1936).
    Seguiremos informando…
    30 Octubre 2009 | 05:40 PM

  2. Rrose dijo:

    Añado hoy a esta entrega del inventario tres imágenes más, todas ellas de muy mala calidad, pero también muy difíciles de localizar. Se trata de una obra de Yves Tanguy (Il faisait ce qu´il voulait, 1927), y dos imágenes provenientes del “Diccionario Abreviado del Surrealismo” (1938): una fotografía de Man Ray acerca de la cual desconozco todos los datos y de la que ni siquiera puedo asegurar la autoría de Man Ray, y un cuadro titulado Al vuelo de un artista (japonés?) llamado Shigeru Imai del cual por el momento me ha resultado imposible reunir ni un solo dato.

    Saludos ;)

  3. arati2 dijo:

    Estimado rRose, para que veas que soy testaruda… y memoriosa, como elefanta.
    Ay esa imagen de los baños, la tenía clasíficada ahí, al fondo de mi cerebro como “pendiente”… sabía que tarde o temprano volvería a cruzarse en mi camino.
    Héla:

    más contenta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s