Góngora de las narices

Mi ciudad, que es la ciudad de Góngora, no se acuerda de su poeta más excelso. No existe un premio de poesía con su nombre. Supongo que existe alguna calle o alguna plaza bajo su advocación, pero eso es inevitable. Lo cierto es que ni siquiera existe un monumento que haga una ligera sombra a su obra (la estatua renegrida colocada junto a la Escuela de Artes y Oficios deja mucho que desear).

Pero quién puede negar que Góngora fue uno de los mayores poetas de su tiempo, si no el mayor, y también uno de los mayores poetas de todos los tiempos, sino el mayor. Lezama Lima lo sabía y no sintió cansancio al repetirlo. ¿Quién recuerda que fue un cubano homosexual su mayor admirador, su más fecundo admirador?

En Inglaterra existe un Centro de Estudios Shakespearianos, en Alcalá de Henares tiene su sede el Centro de Estudios Cervantinos, y aquí podría existir un Centro de Estudios Gongorinos. Aquellos que conocen bien la obra de Don Luis –y no soy precisamente uno de ellos- saben que la comparación no solo no es irrisoria, sino que lo irrisorio y lo lamentable es que aún no exista tal institución. Góngora da para eso, y para más. Estas cosas –u otras similares- se las oí decir una vez a Joaquín Roses -director de los sucesivos Seminarios de Estudios Gongorinos, voz clamando en el desierto- y las he ido constatando con frustración. Probablemente Góngora no es rentable, pero incluso esta afirmación es discutible: Góngora solo puede ser gravoso para cegatos sin la más mínima imaginación. Y es cierto, Don Luis no es el único afectado en esta amnesia burocrática -también necesitamos un Centro de Arte Contemporáneo, una Casa de la Cultura, o una sede digna para la Orquesta- pero aceptemos que es una de las omisiones más vergonzosas.

Bien, la obra de Góngora es oscura (pero a decir verdad no toda ella). Bien, fue siempre un dificil, incluso para sus contemporáneos. Parece incluso mirarnos con cara de verdadera mala ostia desde el retrato que le hizo Velázquez. Cascarrabias orgulloso, como si aún desde ahí nos reprendiera, víctima del resentimiento y la frustración de no haber alcanzado la fama que soñaba para sí. Y sin embargo, ¡qué magnífico e inigualable retrato! Nada que envidiar al de Inocencio X. Y qué cráneo, dios santo, qué asco de cabezón y de tabique, dan ganas de mirarlo todo con lupa –tal y como Cortázar propuso hacer con el retrato de Enrique VIII– de hacer planos y mediciones como si se tratase de la Luna (¿qué habrá en la cara oculta de esa mole ósea?), o un blando Himalaya, o un extraño repollo granítico.

Retrato de Inocencio X, Diego Velázquez, 1650

Sin embargo, la obra de Góngora, que aparentemente tiene tan poco que darnos, los poemas con los que tanto nos martirizaron en el colegio, han sido como un ceremonioso y complejo tatuaje oculto aún más abajo de la piel, y por ello ha viajado tan cuajada y maravillosamente en el tiempo. Los poetas del 27 (el amigo Federico, el amigo Rafael, y tantos otros), quisieron sacar el cadaver a la luz, solearlo bien, ir al encuentro de algo que no sintieron como extraño, que les era no solo familiar sino tremendamente útil. Útil. Vimos entonces el tatuaje de Góngora palpitando en el corazón de la vanguardia.

Al contemplar alguna de esas estupendas esculturas blanquísimas de Equipo 57 me he acordado siempre, inmediatamente, de Don Luis, de alguna estrofa de las Soledades. Me refiero a la inexplicable intuición de hallarme exactamente ante la misma cosa.

Estructura y superficie unidas en la forma. Espacio entrecortado, contradictorio, pero a la vez asombrosamente fluido, contínuo, suntuoso, y dominado por una lógica interna que aquí y allá nos deja encantados y también perdidos, burlándose de nosotros. Como la belleza de una fórmula matémática o la espiral ósea de algunos animales marinos.

Góngora fue un moderno ¿Será preciso repetirlo hoy de nuevo? Un mago de lo dificil, el verdadero creador del sudoku poético, un gigantesco sudoku de versos, grande como una catedral repleta de ojos parpadeantes y atentos, una conformación preciosa y enrevesada que se llamó Soledades y que dejó sin terminar, como esas catedrales mancas o calvas en las que entra el sol y la lluvia, y donde lo mismo anidan vencejos que a puntapié asoman restos de naufragio.

Yo a Góngora lo admiro, lo reverencio como reverencio a Rimbaud, a Lezama y a Blas de Otero, pero no reconozco al Gongorilla de la urna, al Gongorilla del periódico local, del Círculo y del Casino. A Góngora siempre he querido romperle la napia de un buen porretazo, desguazarlo, sí, como quien desarma la radio. A Góngora, si es preciso, habrá que desarmarlo para volverlo a armar. Mi Góngora es el tahur, el mujeriego embozado, el niño que hace equilibrios sobre las tapias, el payaso hosco…

ABC Sevilla: El Centro Gongorino sigue sin arrancar a los tres años de aprobar sus estatutos (13/01/2010)

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Ilustres, Literatura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Góngora de las narices

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    la escapa•ratista dijo
    Pensar en Góngora para mí, es pensar en Quevedo. Recuerdo las risas en el instituto leyendo las lindezas que ambos se dedicaban. Como era…”yo untaré mis versos con ¿morcilla?, para que no me los muerdas Gongorilla”.
    28 Octubre 2006 | 03:23 PM

    Kola dijo
    “Salamandria del Sol, vestido estrellas, latiendo el Can del cielo estaba, cuando – polvo el cabello, húmidas las centellas, si no ardientes aljófares sudando – llegó Acis; y de ambas luces bellas dulce occidente viendo al sueño blando, su boca dio, y sus ojos cuanto pudo, al sonoro cristal, al cristal mudo.”
    ¡Bueno! Quién pudiera describir hoy en día, de esta guisa, el simple, ínfimo acto de beber un vaso de agua!!!! ¿Qué os parece? :)
    30 Octubre 2006 | 06:36 PM

    Rr dijo
    Fiu… lo lees y parece que te quedas a medias. Pero a veces, en todas las parcelas de la vida (menos en una, ejem), gusta uno de quedarse a medias, aunque solo sea como anticipo del todo.
    Lezama Lima decía “solo lo dificil es estimulante”. Lezama era otro “complicao”, pero algo de razón no le faltaba…
    Munchas gracias, Kolita ;P
    30 Octubre 2006 | 07:19 PM

    Rr dijo
    Acabo de recordar algo…
    Yo no sé si hoy día alguien tendrá valor de escribir así (me parece que lo lapidarían), pero sí he tenido la sensación de hallarme ante retos poéticos-lingüísticos similares en otros escritores del siglo XX:
    Puedo citar a Federico o a Rafael, pero lo que en este mismo momento se me viene a la cabeza es la deliciosa prosa poética y cinegráfica de Francisco Ayala en su librito de relatos “Cazador en el Alba”. Una gozada.
    Y todavía está vivo!! jajajajaja!
    ;P
    30 Octubre 2006 | 07:23 PM

    rrose dijo
    Buenas noticias (que acojo con cautela):
    Rehabilitada la sede del Museo de Góngora y el Centro de Estudios Gongorinos.
    Esperemos que después de tanta espera, y todos los mecanismos burocráticos que aún quedan por activar, el Centro de Estudios Gongorinos se convierta finalmente en un proyecto sólido y acorde con los tiempos que corren. Estaré al quite…
    :)
    10 Marzo 2007 | 12:56 PM

    G. Góngora dijo
    Me ha encantado la devoción que sientes por mi antepasado. Yo me llamo Gustavo Góngora, bien orgulloso de mis raíces y de las del pueblo andaluz. Muy buen blog, ojalá se cree ese Centro Gongorino. Mi correo, por si acaso, es tavogongora@hotmail.com
    2 Junio 2007 | 02:04 AM

    Rr dijo
    Hola Gustavo,
    es un honor recibir en la Maquinaria a un descendiente de Góngora. Mira, ayer mismo estuve en la Casa Góngora y mucho que temo que los proyectados despachos de la institucion tardan en ponerse en funcionamiento. Por el momento el edificio se sigue utilizando únicamente como sala de exposiciones, pero yo quiero ver también funcionar una biblioteca, una sala de investigadores, un salón para celebrar actos, conciertos, proyecciones, jornadas, y gente trabajando con ahínco en el estudio de la obra de tu tatatatatatarabuelo… jeje
    En fin, algún día será…
    Saludos Gustavo! y gracias por pasar por aquí ;)
    2 Junio 2007 | 04:47 PM

    G Góngora dijo
    Hola, pues, para mí siempre es un placer pasar por aquí y, gracias a ti por el homenaje que le has rendido a Góngora. Casualmente estudio filología y me intereso por cuestiones literarias e, incluso, he escrito relatos y algo de poesía. Soy joven todavía pero parece que se lleva en la sangre, jeje…aunque como él, no hubo otro más grande y, yo, a su lado, soy un brote en crecimiento.
    Ojalá se habilite la biblioteca, porque para mí será un lujo visitarla, y es que ahora vivo en Cataluña y la distancia, aunque no parezca, puede.
    Un afectuoso saludo y enhorabuena por tu blog y por tu interés,
    Gustavo Góngora.
    6 Junio 2007 | 08:24 AM

    Quevedo dijo
    Cristiano viejo no eres,
    porque aún no te vemos cano;
    hidealgo,eso sin duda,
    pero con duda hidalgo.
    20 Noviembre 2007 | 09:35 AM

    ania dijo
    oi! me encanto tu blog ,lo encontre procurando informacion sobre los hermanos quay,pero esto de gongora ha sido muy bonito,el detalle de lezama es genial ,es verdad que el era su grande admirador y siempre alerto a la joven intelectualidad cubana su lectura y comprension ,tambien
    la de calderon de la barca ,que es otro maestro…..saludos ,
    ania
    9 Noviembre 2008 | 08:04 PM

    rrose dijo
    Bien, parece que por fin se ha creado el Centro de Estudios Gongorinos, al menos sobre el papel, e incluso con una sonora cifra de dinero presupuestado:
    http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=450340
    Pero me parece que aún falta mucho para que veamos tal institución funcionar, y aún queda mucho dime y direte y muchas idas y venidas. Espero que no intenten retrasarlo hasta el 2016. Aunque quién sabe…
    Seguiremos informando ;)
    25 Enero 2009 | 08:27 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s