Lotte Reiniger

Existen creadores cuya obra no tiene ni puede tener continuación tras de sí. A lo largo de su vida recogen aquí y allá las cosas que le son útiles, y con labor callada ofrecen lo que saben hacer, quizás lo único que saben hacer, y como nadie más se atrevería a hacerlo. Es el caso de Lotte Reiniger (1899-1981) y sus películas de siluetas.

Reiniger sintió desde muy pequeña fascinación por las siluetas recortadas, por el teatro de sombras (un género que hunde sus raíces en Asia desde hace ya mil años), y por las posibilidades creativas del cine.

Una película de siluetas es una solución intermedia entre el teatro de sombras y lo que conocemos como dibujos animados, sin ser ninguna de las dos cosas. Reiniger colocaba sus recortes articulados sobre una pantalla iluminada (con distintos fondos para ambientar en cada caso) y los filmaba fotograma a fotograma añadiendo pequeños cambios. 24 imágenes por segundo. Resultado: siluetas negras que discurren con ilusión de movimiento, es decir, la técnica del stop-motion aplicada, no a objetos tridimensionales, sino a formas cerradas (siluetas) que dejan al espectador imaginarlo prácticamente todo.

Con estas únicas herramientas (cartón de color negro, tijeras, pantalla iluminada, cámara de grabación, un estudio oscuro para el trabajo), y la ayuda constante de su marido, el realizador Carl Koch, Lotte hizo algunas cosillas muy curiosas en los años 20 y 30 principalmente, aunque no dejó de recortar figuras y grabar cortos hasta el final de su vida (dicen que siempre llevaba unas tijeras encima, y que a menos que te descuidaras te hacía tu propia caricatura a golpe tijera).

Se inspiraba en cuentos y leyendas: para su único largometraje, Las Aventuras del Príncipe Achmed (realizado en un modesto estudio entre 1923 y 1926), refundió varias historias de Las Mil y Una Noches. Nunca se había hecho nada parecido. La vivacidad de las figuras y su capacidad para sugerir las emociones, el ingenio, la compleja técnica cinematográfica (que incluía primeros planos), la presencia de efectos especiales creados mediante procedimientos muy sencillos, y sobre todo la belleza plástica de las imágenes en sí, es lo que le granjeó la admiración de grandes directores como Walter Ruttmann o el mismísimo Jean Renoir (con el que Lotte compartió una estrecha amistad).

Sin embargo lo que realizó con mayor frecuencia fueron cortometrajes: El Doctor Dolittle y sus animales (1928), Carmen (1933), Papageno (1935) -le encantaba la música de Mozart- El saltamontes y la hormiga (1953), Calif la Cigüeña (1954)… y un larguísimo etcétera.

Estos cortos fueron admirados por los artistas de vanguardia dentro de un contexto artístico en el que el cine se revelaba como una vía de expresión total. Pero a diferencia de gentes como Oskar Fischinger, Viking Eggeling, o el citado Walter Ruttmann, Reiniger no se dirigía a los intelectuales, sino al público infantil, y siempre sobre argumentos de raíz popular.

Las pelis de Reiniger (y no me refiero únicamente a los personajes, a las historietas, la música, o los colores, sino al mundo, la visión encantada que nos muestra) están cargadas de ingenuidad, honestidad y belleza, y apelan a sentimientos extremadamente puros. Pero la fantasía de esta artista en cuyas imágenes abundan los animales parlantes, las princesas, y las historias de amor, no es la fantasía acabada, relamida, hiperrealizada de un Walt Disney o de la fábrica holywoodiense en general. Lo que Lotte proponía estaba abstraído, estilizado, y cumplía su función únicamente como detonante de la imaginación del espectador, cuya percepción es la auténtica protagonista. Es precisamente en la imperfección y en la limitación técnica (estrictamente manual) de su cine, en lo que no está, donde reside su magia.

Más información aquí y aquí

Algunas de las imágenes provienen del ASIFA-Hollywood Animation Archive

Acerca de Rrose

https://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Lotte Reiniger

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    juan del río dijo
    siempre entrar en este espacio es como pasar la puerta al universo mágico del ser.
    Gracias..por tan jugosos datos.
    En nuestro circo de papel estams probando algunas suertes filmicas…y cada dia que pasa es como empacharnos de placer ..y seguimos construyendo…es como una necesidad primaria de continuar jugando…
    Tratare de encontrar ese film para poder verlo….gracias…
    Juan
    22 Diciembre 2006 | 12:35 AM

    msdalloway dijo
    Películas de siluetas… ¡qué preciosidad! A ver si lo encuentro.
    Gracias, como siempre.
    22 Diciembre 2006 | 11:59 AM

    Rr dijo
    Querido Juan!
    pensé que ya habrías leido este artículo sobre Reiniger. Estoy seguro que lo has disfrutado, ya que he visto tus trabajos realizados con esa técnica en tu circoburlesque.
    Las Aventuras del Príncipe Achmed (y tb otros cortos sueltos) pueden encontrarse vía P2P (Emule), y en algunos casos con una calidad bastante aceptable. No deje de buscarlo y echarle un
    vistazo. Es una preciosidad bárbara.
    ¿Cierto, querido Juan, que no siempre lo más caro, lo más complejo, es lo que más nos encandila? ¿Cierto que a veces lo más sencillo (incluso una sombra proyectada en un papel blanco) es lo que desprende más magia? USTED LO SABE BIEN.
    Y a usted, Señora Dalloway le digo lo mismo, no deje de probar suerte con la Reiniger, y sobre todo con las Aventuras del Príncipe, se sorprenderá.
    A los dos les deseo:
    Salud y Cine! ;)
    22 Diciembre 2006 | 10:24 PM

    alexhandre wh dijo
    Lotte Reiniger waooo no tengo palabras como de costbre
    pues solo se me hace tan injusto que disney sea tan famoso y reconocido y es director,creador,artista y genio casi nadie lo conosca
    a i me parece simplemente me parece sorprendente la paciencia de aquel hombre y su tan peculiar vision
    buscare las peliculas y los cortos y muchas gracias como siempre por lo que escribes en este tu espacio
    12 Septiembre 2007 | 07:48 AM

    Marieta dijo
    Me encanta esta película. Lotte fue una gran innovadora. El arte de la animación con las formas más simples que podamos encontrar, las siluetas. Una artesana que cuidaba todo al detalle minuciosamente. Como decían en otro comentario, no es comprensible como Walt Disney pudo ser tan famoso, y artistas como Lotte olvidados.
    A los que os guste las creaciones de Lotte, existen también otros grandes pioneros en animación artesanal, esta vez en el campo del Stop Motion (que ha dado tantas alegrías a Tim Burton con “Pesadillas Antes de Navidad” o “La Novia Cadáver”).
    Emile Cohl, Wladyslaw Starewicz, autor de “El Cuento del Zorro (Le Roman du Renard)” o Jan Svankmajer con “Alice (Neco Z Alenky)”.
    Me gusta mucho este blog, es como abrir un baúl de recuerdos.
    30 Agosto 2008 | 03:03 PM

    lk dijo
    Lo mires x donde lo mires… me encanta tu blog.
    27 Junio 2009 | 09:32 PM

    Ingrid dijo
    No sé cómo llegué aquí, lo que sé es que valoro enormemente toparme con quienes saben disfrutar al igual que yo de estas bellas creaciones que trascienden con sus delicados y encantadores detalles. Me recuerda esa antigua disciplina de los tijereteros en Inglaterra ,me parece, que hacían retratos a través de siluetas en papel negro, creo que el mismo Hans Christian Andersen lo practicaba. A ver si me iluminais oh! gestor de este bienaventurado sitio que desde ya procedo a revisar y devorar con gran animosidad!!!
    Gracias …
    Ingrid.-
    Pdt: Adoro también el cine y tengo por francos tesoros la escuela de los grandes creadores de praga en el Stop-motion como Jiri Trnka, Ladislaw Starewicz, el gran Jan Svankmayer, Jiri Barta, y los mismos Brothers Quay.
    18 Agosto 2009 | 08:36 PM

    Rr dijo
    Hola Ingrid,
    gracias por tu comentario. Espero que tú y todos los demás encontreís aquí cosas de vuestro interés.
    Saludos ;)
    P.D: lo de los retratos a modo de silueta es completamente cierto. Se pusieron de moda sobre todo durante el siglo XVIII, en Francia e Inglaterra (creo). Lo que no puedo confirmarle ahora mismo es si Christian Andersen era aficionado o no, la verdad.
    18 Agosto 2009 | 08:52 PM

  2. Urumo dijo:

    Por primera vez veo la maquinaria de la nube al pasar. Es un hermoso regalo.
    Había visto algunas siluetas de Lotte pero apenas conocía su obra. Gracias por traerla a los engranajes y hacerla rodar de nuevo ¡cada comentario abre nuevas puertas!
    Estoy muy de acuerdo en que existen creadores, como Lotte, cuya obra no tiene ni puede tener continuación tras de sí, no obstante me atreveré a recomendar a un artista que considero su deudor en algunas de sus creaciones y que, afortunadamente, sigue activo: Michel Ocelot.

    Gracias de nuevo Rr por tu generosidad. Es un blog precioso.

  3. Rrose dijo:

    Hola Urumo,
    me alegra mucho que te haya gustado la maquinaria y este artículo en particular. Es uno de los más antiguos y creo que necesita un buen repaso (por lo pronto añado un vídeo con un corto de Reiniger). Había oído campanas acerca de Michel Ocelot, pero ahora, gracias a tu comentario he terminado de hacerme una idea. Es genial! muchas gracias por el apunte!!

    Saludos ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s