Du Levande

Puestos a escoger entre el clásico binomio Chaplin/Keaton he preferido siempre a Buster Keaton, porque me parece que no hay nada más gracioso que alguien que no pretende serlo, y porque hace falta un pulso de maestro para desatar la risa sin mover un solo músculo. Digo esto porque Du levande (Roy Andersson, 2007; título muy libremente traducido al castellano como La comedia de la vida) es la última maravilla en comedias catatónicas venidas del frío. Solo hacen falta unos cuantos minutos de visionado para empezar a reir a carcajada limpia, al menos si usted no ha perdido aún por completo la capacidad para reirse de sí mismo y de la auténtica desgracia de estar vivo.

Algo deben a Kaurismäki los personajes de Andersson, tan absurdos y patéticos como veraces, con la diferencia de que, mientras que el cine de Kaurismaki sabotea las pautas habituales del melodrama desde un modo de hacer que respeta sin paliativos la estructura narrativa (estoy pensando, por ejemplo, en Luces al atardecer), Andersson en cambio ha elaborado un mosaico compuesto únicamente de cincuenta y tantas escenas, la mayor parte de ellas inconexas y sin ningún motivo central, elaborando un catálogo urbano de episodios tan anodinos como hilarantes, y llevando hasta el límite de lo surreal escenas repletas de soledad, de desamparo, y de tedio supremo.

Y algo debe a Fellini y a Buñuel esta Comedia de la Vida, porque entre tanta grisura existencial lo inaudito se va colando sin solución de continuidad, y a menudo en forma de sueños: un hombre condenado a la silla eléctrica por haber roto una valiosa vajilla, una pareja de recién casados viajando en el interior de una vivienda que discurre sobre las vías del tren… Andersson nos presenta, del modo menos afectado posible, una escena cualquiera en la que inevitablemente algún elemento va a trastocar la pulcritud convenida. Parece mentira que una simple melodía, un gradiente concreto de luz, o el gesto oportuno del actor de turno transformen estas simples escenas en algunas de las mejores armas arrojadizas que he visto en los últimos tiempos.

Como Buñuel, Andersson es adocenado solo en primera instancia, porque luego nos hace reir y de paso nos da buenos tajos en la cara, burlándose de todo, poniendo a prueba la capacidad del espectador para escapar ileso de la sala. A medio camino entre el neorrealismo y el esperpento felliniano -ese maquillaje excesivo, esa palidez de cine mudo en los rostros- y por medio de una precisa puesta en escena (ecos de Jacques Tati), Andersson propone un ejercicio muy poco común de humanismo, de verdadera admiración por el hombre, con todas sus miserias y sus absurdas esperanzas.

Y todo con el mínimo de recursos, o al menos con ese acabado perfecto que solo da la rara genialidad keatoniana de necesitar muy poco para decir mucho.Vea la película, y si al final no sabe si reir o llorar, eso querrá decir que lo ha entendido todo perfectamente en esta perfecta pieza de cine.

-

Más info sobre la peli en la Wikipedia (en inglés)

-

About these ads

Acerca de Rrose

http://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Du Levande

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    Pandra dijo
    Cada domingo desde hace tres, me pongo bajo el mismo árbol que hace cosquillas en la panza de las nubes para ver qué nuevo frutocoso hay…
    Hoy una película por ver, ya que el fotograma del perro sacodepatatas, me ha regalado un bucle risotero que a este paso desencadenará un hipo-pótamo.
    Gracias!
    8 Febrero 2009 | 07:45 PM

    rrose dijo
    Querida Osa:
    (qué encabezamiento tan bueno me permite la ocasión!)
    más bien soy yo el que le agradece estos comentarios tan tan divertidos, jeje! Hay una expresión bastante coloquial, y más bien malintencionada que dice: “No tienes más que muñecos en la cabeza!” Bien, creo que usted tiene muñecos en la cabeza, pero también en las manos, porque fabrica unos seres la mar de curiosos. No da uno abasto para tanto, pero a ver si en otro rato puedo repasar su familia de cartón.
    Salutem Pluriman! ;)
    8 Febrero 2009 | 09:52 PM

    Txemacan dijo
    Enhorabuena por tus páginas de un gusto excelente y aglutinando cosas que en nuestro mundo son aire y alimento creativo.
    9 Febrero 2009 | 12:35 PM

    Pandra dijo
    Oh! Ellos estarán encantados con la visita! A más de uno he visto ya sacarse brillo en la nariz para la ocasión! :)
    9 Febrero 2009 | 01:44 PM

    Jesús dijo
    ¡La película tiene muy buena pinta! Habrá que verla… aunque de entrada la estética me mueve más a una cierta inquietud que a la risa. ¡Saludos!
    9 Febrero 2009 | 08:28 PM

    Roberto Amaba dijo
    Hola, qué tal,
    Gran película, y comparto gran parte del análisis.
    El episodio de la boda soñada de la “chica de las botas rosas” tal vez sea el momento más conseguido. Divertida, crítica y emocionante a partes iguales.
    Un saludo y felicidades por el blog, lo sigo desde hace tiempo.
    11 Febrero 2009 | 02:51 PM

    rrose dijo
    Hola
    Txemacan: gracias.
    Jesús: no pierdas tiempo, hazte con la peli. Pero no me hago responsable de los efectos secundarios, ok? ;)
    Roberto Amaba: yo también sé de tu prolija actividad en Kinodelirio, de modo que me siento honrado de recibir un comentario tuyo. !una sola palabra tuya bastará para sanarme! jaja! Es cierto, la película es estupenda, aunque si tuviera que escoger un fragmento, no escogería la “noche nupcial rodante” sino el delirante juicio al pobre hombre que rompe la vajilla. Es increiblemente cruel y divertido! jaja!! con los jueces tomándose la jarra de cerveza y el lastimoso abogado defensor!! jajaja!
    Saludos y gracias a todos! ;)
    11 Febrero 2009 | 08:17 PM

    Roberto Amaba dijo
    Hola,
    Ese episodio es genial, sí. Como anécdota de ese momento me llamaron la atención las dos esvásticas dibujadas en la mesa cuando quita el mantel, muy curioso el detalle, aunque no atino a entenderlo, pero bueno, tampoco hace falta hacerlo la verdad.
    Un saludo.
    12 Febrero 2009 | 12:32 AM

    mimaia dijo
    ¡Por fín la ví!
    El sueño de la boda y el juicio de la vajilla me parecen maravillosos, pero qué me dices de la mujer arrodillada que no termina nunca de pedir que se perdonen las injusticias del mundo, mientras el párroco le da palmaditas en la espalda. ¡Es genial!
    Gracias de nuevo, Rrose.
    19 Febrero 2009 | 11:46 PM

    rrose dijo
    Mm, es verdad! no recordaba esa escena! y está genial, sí. Por cierto, hace poco estuve viendo otra pelí más de Roy Andersson. Se titula “Songs from the second floor” y queda absolutamente recomendada. Es muy similar a “Du Levande”, pero quizás aún mejor y con más mala uva.
    Saludos ;)
    20 Febrero 2009 | 10:43 PM

    galeria59 dijo
    Gracias por traer esta película no la conocía y me apetece verla !
    2 Marzo 2009 | 12:31 AM

    El agua inmóvil dijo
    A pesar de tener una filmografía relativamente corta, Roy Andersson es un director excepcional. A veces ha dicho que su estética -teatral, de cámara quieta, jocosa y dolorosa a la vez- se la debe a sus inicios en la publicidad (en youtube se pueden ver algunos de sus spots).
    Es difícil para un cinéfilo responder a las típicas preguntas “¿cuáles son tus películas favoritas?”. Desde hace un par de años, en mi lista fija está Songs from the second floor, una película brillante, de escenas memorables, líneas agudas, composición digna de cualquier gran obra contemporánea y una poesía que se escapa de entre la pesadumbre que se siente en ese mundo contemporáneo tan personal que este cineasta se ha creado.
    Y, de lejos, uno de los mejores cortometrajes que he visto es World of glory, también del sueco (espero compartirlo dentro de poco con uds).
    Disculpa que me extienda en hacerle tanta propaganda a R.A., pero pocas veces uno se encuentra con páginas que se dediquen a hablar de obras así. Un saludo.
    3 Marzo 2009 | 08:01 PM

    JF dijo
    Ultimamente veo poco cine, pero todo lo que recomiendas trato de ponerlo entre las prioridades, gracias!
    21 Mayo 2009 | 03:01 PM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s