Barbette

Barbette dressing, Man Ray, 1926

El término Barbette designa por igual a:

1) una enorme pieza de artillería pesada.

2) el apellido de un cirujano del siglo XVII pionero en el tratamiento de algo denominado invaginación intestinal.

y 3) el nombre artístico de un equilibrista travesti de la farándula parisina a mediados de los años veinte.

Barbette, cuyo nombre real era Vander Clyde, había nacido en 1899 en Texas. De pequeño practicaba el funambulismo sobre la cuerda de tender de su madre. Siendo apenas un adolescente se marcha de casa para abrirse carrera como acróbata de circo, y durante varios años forma pareja con una artista del trapecio. Cuando ésta fallece él asume el papel de una hipotética hermana gemela y realiza su número vestido como una hermosa joven. El éxito le sonríe y en 1923 inicia una gira por Europa, donde entra en contacto con escritores, músicos y poetas como Jean Cocteau, que será su mayor valedor entre la intelectualidad parisina, y que hará del trapecista un auténtico mito.

En París Barbette se codea con Josephine Baker, Mistinguett, Stravinsky, Auric, e incluso Sergei Diaghilev. Le cobija una vanguardia que está renovando su interés por las artes circenses y corporales: Alexander Calder reinventa el circo con sus miniaturas, el trío de payasos Fratellini elevan el clown a la altura de arte, y Diaghilev, en colaboración con Stravinsky, revoluciona el mundo del ballet trastocando algunos principios que parecían inamovibles. En julio de 1926 Cocteau publica en la Nouvelle Revue Française un breve ensayo titulado Le numéro Barbette, documento de primera mano acerca del espectáculo de este particular trapecista que actuaba siempre ataviado como una mujer:

El éxito de Barbette proviene de su habilidad para invocar el instinto de varias salas en una y el público emite su voto favorable por razones opuestas. Porque complace a aquellos que ven en él a la mujer, a aquellos que ven en él al hombre, y a aquellos otros cuya alma se conmueve ante el sexo sobrenatural de la belleza. Barbette se desliza en silencio. A pesar de la orquesta que acompaña su paso, sus gracias y sus peligrosos ejercicios, parece que vemos su número desde un lugar muy muy lejano, como si se representara en las calles de un sueño, desde un lugar donde los sonidos no pudieran percibirse y hubiésemos sido conducidos allí a través de un telescopio o un sueño.

Barbette, Man Ray, 1926

Al parecer, Barbette solía actuar acompañado de una orquesta que acometía piezas de Wagner o de Rimski-Korsakov, pero Cocteau lo ve todo con ojos de poeta enamorado: compara al equilibrista con Nijinsky, y afirma que es “un ángel, un pájaro, una flor”. Cocteau deja muy clara su fascinación por este “joven americano de 24 años, de aspecto un poco desigual, como un pájaro, y con un ademán ligeramente inseguro”, pero también se sirve del trapecista para desgranar a lo largo del texto algunas claves de su pensamiento estético:

El cinematográfo ha destronado la escultura realista. Sus personajes de mármol; sus cabezas grandes y pálidas, sus volúmenes de sombras, de claridades magníficas, toda esa humanidad abstracta, esa inhumanidad silenciosa, sustituye todo aquello que el ojo demandaba otrora a las estatutas. Barbette releva a esas estatuas que se mueven. Incluso cuando le conocemos no pierde su misterio. Permanece como un modelo de escayola, como una figura de cera, o como aquel busto viviente que cantaba sobre un pedestal cubierto con un terciopelo en el teatro de Robert Houdin. Su soledad es la de Edipo, como un huevo de Chirico sobre el primer plano de una ciudad en un día de eclipse. Por lo demás, yo dejo a los poetas la tarea de crear imágenes que puedan describir a esta encantadora criatura. Y yo soy el obrero que busca su mecanismo y lo desmonta, como hizo Edgar Poe con aquel jugador de ajedrez de Maelzel.

Barbette making-up, Man Ray, 1926

En su visita al camerino y las bambalinas, Cocteau se hace acompañar de Man Ray para que tome fotografías del proceso de transformación física del artista:

Las bailarinas entran [al camerino], lanzan un gritito y desaparecen, mientras Barbette, poniéndose una bata, abre la puerta e intercambia algunas palabras. Luego termina su sesión de maquillaje, tan hermoso como una cajita de pasteles totalmente nuevos, cubiertas las mejillas con un esmalte que brilla, su cuerpo restregado con una greda irreal, su papel de joven diablo, de Saint-Just en sueños, de cochero de la muerte, aún es el de un hombre, unido a su doble por un cabello. Es ahora cuando se coloca su peluca rubia, sujeta por dos simples elásticos alrededor de las orejas, y prende un puñado de alfileres negros en la boca: los pequeños gestos de una mujer que se peina. Se levanta y camina, colocándose los anillos. Se ha completado la metamorfosis. Jeckyll es Hyde. Sí, Hyde! Porque tengo miedo.

Barbette, Man Ray, 1926

El texto de Cocteau no tiene precio, sobre todo cuando describe el aspecto general del escenario y de los objetos que Barbette utilizaba en su espectáculo:

La cortina se descorre y muestra un decorado funcional: un hilo de alambre entre dos soportes, un sistema de trapecio y de anillas colgando en el cuadro escénico. Al fondo, un diván cubierto con una piel de oso blanco sobre el que, entre ejercicio de alambre y ejercicio de trapecio, Barbette, quitándose la incómoda ropa, representará una pequeña escena escabrosa, una verdadera obra de arte de la pantomima en la que, imitando y sintetizando a todas las mujeres que ha estudiado, se transforma en el arquetipo de mujer, al punto de eclipsar a todas las que le preceden o le suceden en cartel. Porque, no olvidemos que nos encontramos entre una mágica luz de teatro, en el interior de una caja de maldades en la que la verdad no tiene lugar, donde lo natural no tiene valor alguno, donde las pequeñas medidas se alargan y las grandes estaturas se rebajan, donde se suceden los juegos de naipes y los trucos, donde el público no sospecha la dificultad y solo percibe el golpe de efecto.

Barbette, Man Ray, 1926

En efecto, Barbette no se limitaba en sus números al funambulismo. La ambigüedad sexual era parte importante del juego escénico, y su actuación se convertía en un lento y calculado strip-tease. Una mayor atención sobre la cuestión me devuelve la impresión de que Barbette no hizo sino sublimar un cierto tipo de espectáculo que venía de lejos, y que de algún modo también afirmaba cierto espíritu de su tiempo. El travestismo se aplaudía por toda Europa, desde Leopoldo Frégoli hasta la revista musical y los espectáculos de feria más bajos.

Barbette y Vander Clyde, dos caras de la misma moneda
Mae & John (imagen de Sideshowworld.com)

Las mujeres reafirmaban la modernidad de su liberación adoptando el peinado a lo garçon o -como haría Marlene Dietrich solo unos años después- apropiándose del vestuario masculino. Hasta Marcel Duchamp, dispuesto a todas las contradicciones, se había hecho retratar como una enigmática dama frente a la cámara de su colega Man Ray (el norteamericano estaba metido en todos los fregados, sí).

Marcel Duchamp as Rrose Sélavy, Man Ray, 1921

En 1930, Cocteau concede a Barbette un pequeño papel en el reparto de Le Sang d´un Poète (1930), y a lo largo de la siguiente década la luz de Barbette se va apagando hasta su retirada de la escena en 1938, achacada según algunos a una grave caída, y a una neumonía o a la polio según otros. Lo cierto es que solo tras una larga y dolorosa rehabilitación logra mantenerse en activo, al principio como entrenador personal de otros artistas del trapecio y el funambulismo, y finalmente como asesor en el mundo del cine. Tony Curtis y Jack Lemmon, por ejemplo, debían al funambulista la pericia de su caracterización en Some Like it Hot (Con faldas y a lo loco, 1959).

Tony Curtis junto a Orry-Kelly durante de el rodaje de Some like it hot (1959)

El 5 de agosto de 1973, acuciado por el dolor, Vander Clyde moría de una sobredosis en Road Rock, su pueblo natal en Texas. Es una fecha algo paradójica, ya que justo un año después, un funambulista francés llamado Philippe Petit triunfaría en Nueva York caminando entre las torres del World Trade Center. Y es que creo que Petit y Barbette constituyen dos piezas antagónicas y complementarias en la esfera del funambulismo, como dos anclajes para un alambre que permitiera viajar de Nueva York a París, y viceversa: Petit, pespunteando un paisaje urbano desde el arrojo mortal de lo técnicamente improbable; Barbette, como artífice de una mascarada -casi de salón- en la que el equilibrio físico no es sino correlato de un riesgoso escamoteo de la identidad. En 1926 Cocteau había escrito:

Tras todos estos años de vagas americanadas en las que la capital de los Estatos Unidos nos hipnotizaba, con las manos en alto, como si nos apuntara con un revólver, el número de Barbette me muestra por fin a la auténtica Nueva York, con las plumas de avestruz de su océano y de sus fábricas, sus residencias de tul, su precisión, su voz de sirena, sus aderezos, y sus ribetes eléctricos.

(Todos los textos citados provienen de “Le número Barbette”, Nouvelle Revue Française, 13 année, nº 154, 1er. Julliet 1926, pp. 33-38)

-

Más información en la Wikipedia

Y en el siempre interesante Circo Méliès

-

About these ads

Acerca de Rrose

http://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Escena, Ilustres y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Barbette

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    rrose dijo
    Pido disculpas por los fallos en la traducción del texto de Cocteau. Por lo que yo sé, el ensayo aún no ha sido traducido al castellano, y mis conocimientos del idioma galo son algo más que rudimentarios, pero aún así decidí probar suerte con estos breves fragmentos, que me parecen hermosos y fundamentales. Espero que alguien se decida pronto a editar en España el libro titulado “Barbette” (con los textos de Cocteau y las fotografías de Man Ray) que editó Jacques Damase en París, 1980.

    http://www.circomelies.com/2009/01/cocteau-barbette.html

    18 Enero 2009 | 06:53 PM

    ana dijo
    LLevamos mucho tiempo siguiéndote.¡Tienes muchos fans¡
    gracias por tu trabajo.
    ana
    18 Enero 2009 | 09:21 PM

    Miguel Ángel MoraleS dijo
    Rrose:
    Muchas gracias por esta espléndida semblanza y por la traducción del francés, sobre todo para los que no lo hablamos. En “Circo Méliés” transcribieron párrafos y párrafos sólo para los galo-parlantes.
    19 Enero 2009 | 02:26 PM

    Pandra dijo
    TocTrocctroccRott…Articula mi esqueleto mientras cierra y abre puertas blancas al Marfilgrisonegro transcurridas mil horas o el estornudo de un instante…
    Un Nomeacuerdo que buscaba se me escapó en alguna calle del pueblo Dejemosloparamastardeelque?semehaolvidado al toparme con una profunda gruta metida dentro de un sombrero a su vez dentro de…resumiendo, una preciosa maleta matrioshka repleta de pasiones, misterios, curiosidades, magia, jaulas de arena encerrando pájaros tic-tac, bailes de letras , música, mucha música engullida a sorbitos o a tragos de rinoceronte por todos y cada uno de los señores sentidos o señoras sinsentido…coffcoff, perdón por entrar en modo elefanta cacharrera chismorrantis dentro de tu maleta…pero han sido ellas, esas cosas que gritan y empujan las musarañas como un gorila con hipo ante un descrubimiento magnusgigantusenormiliss!
    Tengo las palabras atontadas por eufóricas y en consecuencia afónicas, así que con la poca voz que me queda en el alfabeto rojo, le digo:
    Vendré a darme chapuzones en ella siempre que pueda, del verbo querer.
    Gracias por dejarse la maleta en mitad del camino en ninguna parte!!
    Me encantan estas aguas con olas de ectoplasma, de esas que entran por la barriga y salen por la boca dejándote una enorme sábana blanca en la que poder seguir escribiendo, soñando o lo que sea!
    Me quedan muchas capas por desplegar, así que seguiré un rato mas, que digo, un ratón! Que he vuelto a decir! una madre rata de todas las ratonas con gigantismo de todos los reinos ratosos ¡!
    Hay tantas prendas queridas y familiares por aquí… y al mismo tiempo tantos familiares lejanos por conocer…jums, solo quería decirle que me encanta y gracias.
    Una náufraga feliz.
    24 Enero 2009 | 11:21 PM

    Rrose dijo
    Oh!
    25 Enero 2009 | 12:30 PM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s