Interferencias en la era de la imagen química

Confidence, Éric Rondepierre, 1996-1998

En uno de los pocos ensayos que Virginia Woolf dedicó al cine (Movies and Reality, 1926), la escritora narra como acudió a una sala de cine para ver El Gabinete del Doctor Caligari (1919), la famosa película de terror de Robert Wiene. La autora explica como en un determinado momento de la proyección, el horror, el verdadero pánico se apoderó de ella, y no debido a la trama ni a la particular estética del film, sino porque al parecer, un pelo, una pelusa, o algún elemento similar en forma de renacuajo se coló en el proyector durante varios minutos, ejerciendo sobre las imágenes de la película una sombra y un movimiento que debió parecerle a tal punto inquietante e inesperado, como extremidad de algún arácnido nervioso o como sombra fantasmática diluida entre las formas desquiciantes de la escenografía de la película.

Le Trio, de la serie Moires, Éric Rondepierre, 1996-1998

El potencial estético del desgaste y el deterioro no es algo precisamente nuevo y se puede precisar con bastante exactitud su aparición en el mundo de la arquitectura y la escultura. En cambio, en relación con las artes audiovisuales, y principalmente con aquellas que se sustentan sobre principios de reacción fotoquímica como son la fotografía y el cine pre-digitales, quizás no se ha prestado suficiente atención a la fascinación que pueden llegar a ejercer elementos asociados de forma específica a ellas como son la suciedad de los soportes y la degradación o evolución química inherente a los materiales. Me refiero exactamente al caso que describe Virginia Woolf, sacudida estéticamente por un elemento accidental durante la proyección, por un elemento que, en teoría, solo vendría a enturbiar la finalidad original de las imágenes, pero que se integra en ellas llegando incluso a enriquecerlas, o cuando menos a transformarlas de un modo turbador.

Le voyeur, Éric Rondepierre, 1996-1998

Marcel Duchamp, estimulado por el efecto perturbador que solo el azar podría proporcionar al arte, dejó una de las dos grandes planchas de vidrio de La Mariée abandonadas en su estudio, de modo que el polvo pudiera acumularse libremente y sin interrupciones sobre el dibujo diagramático que previamente había trazado en el cristal. Man Ray tomó una foto del proceso, y la fotografía fue titulada Élevage de poussière (criadero de polvo). El objetivo de Duchamp era obtener una coloración para las figuras de El Gran Vidrio determinada por entero al azar de la deposición ambiental.

Élevage de poussière, Man Ray, 1920

Al igual que en la esfera de lo musical la irrupción del ruido y de elementos sonoros incontrolados ha constituido un elemento en constante incremento, en el mundo de la fotografía encontramos la irrupción del polvo y esa lepra inevitable que altera los colores o carcome los contornos. Leonardo da Vinci recomendaba en uno de sus escritos observar con detenimiento las manchas de humedad en las paredes, porque decía que su contemplación ayudaba a desarrollar la imaginación. La aparición en las fotografías de manchas por oxidación del soporte, lagunas en la imagen causadas por la desaparición de la emulsión, rayaduras, hongos, espejeo, desvanecimientos y sulfuraciones, no parecen sino una lenta venganza del tiempo. En condiciones inadecuadas de conservación, las mismas sustancias que sirvieron para fijar con precisión las formas se revelan a posteriori los mayores enemigos de la estabilidad de la imagen. A través de estas interferencias visuales, se produce la irrupción de lo matérico y lo imprevisible, la devolución de la imagen al terreno de la abstracción. Un viraje imprevisto y muy inquietante.

Dan Tate, at left, and Edward C. Huffaker, at right, launching the 1901 glider with either Wilbur or Orville piloting, 1901

He pensado en estas cosas mientras observaba con verdadero arrobo el conjunto de fotografías –depositadas en la Library of Congress, en Washington- con las que los hermanos Orville y Wilbur Wright documentaron uno de los episodios más apasionantes en la historia del hombre: los primeros tanteos de la aviación por planeo, allá por 1903.

A glide with the double-rudder machine moving to the left, north slope of Big Kill Devil Hill, 1902

Son imágenes de una belleza pasmosa. Buscada o no, al valor documental que le es propio se suma una potencia visual impresionante. Los hermanos Wright, que participaban aisladamente de una fiebre generalizada en todo el mundo por la búsqueda de métodos para alzar el vuelo, realizaron, recelosos de que la noticia saltara a la opinión pública antes de lo deseado, sus primeras pruebas en la playa de dunas de Kitty Hawk, un páramo despoblado en el que Orville apostó una cámara fotográfica fija que mandó accionar al paso del prototipo.

Side view of Wilbur gliding in level flight, moving to right near bottom of Big Hill; Kitty Hawk, North Carolina, 1902

La imagen de este primer prototipo, ligero, sencillo y de contornos duros, hermoso como una escultura constructivista de Pevsner o de Tatlin, se destaca contra un cielo inmaculado; la línea del horizonte es sinuosa, construida por las blandas dunas sobre las que los hermanos Wright esperaban aterrizar sin partirse el cráneo; una ligera sobreexposición nos devuelve una luz cegadora, y a veces, al fondo se vislumbra el mar como una línea brillante. Es la verdadera imagen del equilibrio y de la aventura, pero sometida a una tensión añadida: la que ejerce esa sombra de la nada estrangulando las formas, engullendo la luz y los detalles, a veces con una falsa misericordia que le lleva a carcomer únicamente los bordes, y otras irrumpiendo por azar desde el mismo centro, ulcerando la epidermis de la imagen.

Orville at left wing end of upended glider, bottom view; Kitty Hawk, North Carolina, 1901

Es tal la fascinación que provocan estas imágenes imprecisas o degradadas, que algunos fotógrafos han encontrado posteriormente el modo de reproducir artificialmente los procesos de degradación, como hacen Joel-Peter Witkin o los Parkeharrison, por poner solo algunos ejemplos.

Harvest (Death Mask), Joel Peter Witkin, 1984

Pero no hay que olvidar que los rollos de película cinematográfica sufren prácticamente las mismas problemáticas que las fotografías. El cine, asociado por su naturaleza a lo intangible, a los sueños, a la proyección de los deseos, a ciertos ideales de belleza, y a una mágica capacidad para detener el paso del tiempo –puesto que es tiempo en el tiempo- puede revelar también una faceta oscura.

Fotograma de Tren de Sombras, José Luis Guerin, 1997

José Luis Guerín lo expuso de un modo magistral en Tren de Sombras, cinta constituida en gran parte por pretendidos rollos de grabaciones amateur de principios de siglo XX que se encontraban en deplorable estado de conservación. Simulando la exhumación de las cintas, Guerín ofrece en su largometraje un verdadero festín de imágenes deterioradas, y elabora con todo ello un complejo discurso acerca del tiempo, dentro y fuera del cine.

R413A, Scènes, Éric Rondepierre, 1993-1995

Similar es la propuesta del artista francés Éric Rondepierre. Este actor, escritor y artista plástico nacido en 1950 en Orléans se sumergió en cinematecas de toda Europa en busca de rollos olvidados y en mal estado de conservación, con el fin de aislar muy determinados fotogramas que posteriormente fotografíaba y aumentaba hasta más de un metro de anchura. Reunió así un conjunto de imágenes que habrían pasado completamente desapercibidas durante una proyección normal de 24 imágenes por segundo, pero que así aisladas e individualizadas, y sin ningún tipo de manipulación –a excepción de la ampliación- cobran un sentido nuevo. Las series Précis de décomposition, Moires y Les trente de étreintes, permiten observar fotogramas que han sufrido procesos degenerativos o cicatrices accidentales que proporcionan a las imágenes una atmósfera inquietante, absurda, o declaradamente siniestra.

Convulsion, Éric Rondepierre, 1996-1998

Estas obras de Rondepierre, normalmente encuadradas en una suerte de arte conceptual, pueden entenderse como una cierta arqueología cinematográfica o como catálogo de imágenes anómalas, pero no cabe duda de que albergan un potencial estético enorme. Desde mi punto de vista, lo más relevante de estas obras es que, aislando y delimitando estas heridas, Rondepierre elabora una vanitas actualizada, devuelve las imágenes proyectadas a su más triste y escalofriante materialidad, de tal modo que detiene y documenta el efecto devastador del tiempo, el zarpazo del tiempo sobre la materia, el tránsito inadvertido y rendido al azar que lleva de la exactitud de las formas a la nada.

W1930A, Éric Rondepierre, 1993-1995

The Library of Congress: Prints and Photographs Online Catalog

Pioneros de la aviación: To Fly Is Everything

Éric Rondepierre: página oficial, y 1, 2, y 3

-
About these ads

Acerca de Rrose

http://maquinariadelanube.wordpress.com/595/
Esta entrada fue publicada en Arte, Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Interferencias en la era de la imagen química

  1. Rrose dijo:

    Estos fueron los comentarios del artículo en su antigua ubicación:

    elena h dijo
    guuau… muy muy interesante!
    13 Octubre 2007 | 12:00 PM

    Jose Luis González dijo
    Gracias a ti por la respuesta! La verdad es que me pareció un post muy interesante. El señalar cómo el paso del tiempo afecta a las imágenes del cine, que pretendía ser una forma de eternizar momentos fugaces, pero también la insospechada belleza caduca que ese pasar del tiempo presta a las imágenes. Creo que Rondepierre hizo un gran trabajo, algo que hay que enmarcar en un país como es Francia con un gran aliento cultural. A veces, como español, siento envidia de otros países europeos. Un abrazo.
    13 Octubre 2007 | 01:42 PM

    aiguader dijo
    Me satisface volver a constatar el alto nivel de tu blog después de un tiempo de exilio.
    Adelante.
    15 Octubre 2007 | 09:37 PM

    noiserfan dijo
    Como siempre… alucinado… qué grima algunas fotos… qué era esta en la que como mucho, nos sale un mensaje de ERROR X en la pantalla del ordenador… qué poca emoción, que cuestionable arte el de Photoshop…
    Gracias de nuevo
    17 Octubre 2007 | 11:12 AM

    vecchiobipede dijo
    great blog! muy interessante!
    maybe you can be interested in the work of this artist

    http://www.pinksummer.com/pink2/exb/sar/exb001en.htm

    20 Octubre 2007 | 02:51 PM

    isabel dijo
    solo felicitartaciones por el blog…aún no he entrado del todo…pero lo haré, con calma, me está parciendo muy interesante, pero mucho todo lo que estoy leyendo y los temas que se tocan.
    bien!
    voy a entrar…
    gracias
    isabel
    25 Octubre 2007 | 04:13 PM

    Beatriz dijo
    Hola! Estoy muy contenta en depararme com su espacio. Tengo la duda de donde sos… Yo soy brasileña, en curso de pesquisar la obra de éric rondepierre, pero es muy dificile, pués acá en Brasil no hay materiales sobre él. Nada! Tu artículo es muy bueno, ayudame mucho!!!
    Me gustaría saber si también trabajas con su obra…
    Y decir que es un plazer leerte :)
    Gracias!
    31 Octubre 2007 | 04:57 AM

    rrose dijo
    Hola a todos,
    he tardado en contestar pero aquí estoy. Me alegro que os haya gustado tanto el artículo. Lo cierto es que disfruté mucho escribiéndolo, y yo mismo no sé cómo terminaron juntos los hermanos Wright y el arte conceptual francés, pero bue… son el tipo de cosas que ocurren en esta maquinaria.
    Beatriz: me alegra mucho haberte sido de ayuda. Efectivamente no es fácil localizar información sobre Rondepierre, o al menos información que no se encuentre en francés. Creo que uno de los ensayos más interesantes sobre Rondepierre es de un tal Thierry Lenain y se titula Eric Rondepierre: un art de la decomposition. Quiero recordar que cuando estaba escribiendo el post localicé el texto de Lenain íntegro en internet, pero he intentado localizarlo de nuevo y no lo encuentro. A lo mejor estaba confundido, pero no dejes de intentarlo. Yo desde luego no tengo los suficientes conocimientos de francés para meterle mano.
    Debo aclarar también que la idea para escribir el post tuvo un primer brote hará unos cuatro o cinco años, o quizás más. Me sucedió al leer de pasada un artículo en la Revista Lápiz que traía un par de obras de Rondepierre, y citaba la anécdota sobre Virginia Woolf, que se me quedó grabada. Hace unos meses intenté localizar de nuevo el artículo (cosa un poco dificil, porque no recordaba al autor ni el título ni nada), pero tuve suerte. Me llevé una gran decepción al comprobar que el artículo no trataba sobre fotografía, ni sobre el deterioro de cintas cinematográficas, y mucho menos sobre Virginia Woolf o Eric Rondepierre. Era solo un texto de Jordi Costa -particularmente flojo además- pensado para denostar el cine de autor, así que no me sirvió de mucho, pero las imágenes de Rondepierre me impactaron, e intenté por todos los medios localizar el ensayo de Virginia Woolf (se puede rastrear el texto completo usando Google: intentadlo, vale la pena)…
    saludos desde una nube polvorienta y cinemática!
    31 Octubre 2007 | 11:04 PM

    el autómata caramba dijo
    uau!
    De nuevo, un post muy interesante.Felicidades por el blog; siempre que lo he visitado me he llevado muy buenas sorpresas.
    Las relaciones establecidas me parecen formidables. Solo quería comentar un pequeño detalle…las cintas que aparecen en Tren de sombras tienen una relación directa con el estropajo metálico y la experimentación de productos de cocina…
    Exacto, el tiempo es ficticio.
    Un saludo.
    12 Noviembre 2007 | 03:30 AM

    rrose dijo
    Hola Autómata,
    tomo buena nota de su comentario y corrijo el post. Lo cierto es que había oído voces que ponían en duda la “veracidad” de las cintas que aparecen en Tren de Sombras pero nadie había sabido darme el dato exacto hasta el momento. Uso todas las comillas posibles en la palabra veracidad, porque sé que el hecho de que tales cintas sean ficticias no compromete la validez del film de Guerin, sino más bien todo lo contrario: ahonda en la idea del juego, del engaño que es propio al cine, y desde luego nos dice algo acerca del talento de este hombre con el estropajo y los productos de cocina, porque el resultado es asombroso… e igualmente hermoso…
    Saludos desde la Maquinaria ;)
    (debo echarle un ojo paciente a la información sobre Topor que hay en su blog) (hasta pronto)
    12 Noviembre 2007 | 10:25 PM

    agata dijo
    He sabido de tí en el blog de Javier.Con tu permiso he pasado por aquí.Magnífico trabajo,fotografías bellas las que has puesto.Una unión la del paso del tiempo y los caprichos de las casualidades hacen que dichas fotografías sean así de perfectas…Un saludo y una ovación la que te doy.
    14 Noviembre 2007 | 10:11 AM

    Estupor dijo
    Cine vintage.
    Un tema muy interesante sobre el que nunca me había parado a pensar.
    15 Noviembre 2007 | 02:12 PM

    Arena dijo
    Fascinantes……
    6 Febrero 2008 | 11:18 PM

    Alex dijo
    Por si no las conoces, creo que te podrían interesar las obras de Bill Morrison. En DivXClásico (llegue a tu blog a través de un enlace del foro) tienes varias por ahí. Para mí, las más interesantes son:
    -Decasia: http://www.divxclasico.com/foro/viewtopic.php?t=22945&highlight=
    -Light is calling: http://www.divxclasico.com/foro/viewtopic.php?t=49639&highlight=
    Enhorabuena por tu blog, es una verdadera delicia.
    Saludos.
    +info: http://laregioncentral.blogspot.com/2006_12_01_archive.html
    30 Junio 2008 | 01:56 AM

    Rr dijo
    Hola Alex,
    muchísimas gracias por la información. Creo que en algún momento he oido hablar de pasada de Bill Morrison, pero no lo conocía como dios manda. Son muy interesantes todos los enlaces que has dejado. Espero poder ver pronto esos cortometrajes.
    Una vez los haya visionado con tranquilidad me plantearé una de dos: realizar una reseña individualizada de alguno de ellos, o quizás integrarlos de algún modo en este artículo, ya que están claramente relacionados con lo que aquí se trata, y constituyen casi una vergonzosa omisión.
    Gracias de nuevo, y hasta pronto ;)
    30 Junio 2008 | 03:42 PM

    erikuku dijo
    precioso…
    no tiene nada que ver, pero aquí las clases de fotografia empezaban creando una cámara estenopeica, con resultados fantasmagóricos
    y con el añadido, si te apetecía, de hacer distintos estenopos en la cajita para superponer puntos de vista y bla bla
    14 Noviembre 2009 | 08:13 PM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s